A 15 años de Tragedia de Cromañón, en Sobre la Hora hablamos con Facundo Nivolo, sobreviviente del hecho que provocó 194 muertes en 2004. «Hay algunas cosas en términos de lo institucional no han cambiado y que hay ciertas injusticias que se siguen manteniendo con respecto a ese sector que fuimos afectados» afirmó.

República de Cromañón tenía capacidad para 1031 personas y el 30 de diciembre de 2004 sobrepasaban las 4500. En medio del siniestro comenzado por la bengala, mientras los gases tóxicos del humo se inundaban el local, se cortó la luz y una de las salidas de emergencia del lugar estaba cerrada con candado.

Hubieron tres juicios orales en los que fueron juzgadas 26 personas: 21 de ellas fueron condenadas y 18 fueron a prisión «entre funcionarios del gobierno, responsables de comisarías, arquitecto, organizadores del show, empresarios, o sea hay una responsabilidad probada por la Justicia». Hoy todos están en libertad.

El Estado en vez de fortalecer las expresiones de la cultura que ya existían lo que hizo fue marginarlas más. No se pensó en el sujeto que es en la juventud para pensar una política que cuide de su esparicimiento sino pensar en una cultura más elitista y en el otro rango, marginarlo

«Después de la tragedia hubo un año en el que sí hubo un accionar del Estado Nacional a partir de Desarrollo Social y un poco el gobierno de la ciudad, y luego esa contención fue menguando hasta un desamparo casi total» comentó. Más de 40 padres han muerto por enfermedades y 17 sobrevivientes se han quitado la vida, por las secuelas de la tragedia y la falta de contención.

«Los primeros años se vio cómo se cerraron un montón de lugares de esparcimiento de la cultura y se abrió una brecha mucho más grande» con la clausura masiva de lugares que no reunían las condiciones para estos eventos y que «tuvieron que marginalizarse muchísimo más, hacer recitales en casas y demás porque la cultura siempre va a seguir expresándose». Y por otro lado, Nivolo remarcó «quedó una elitización de la cultura, de los lugares que tenían las condiciones económicas para funcionar».

 

Escuchá la entrevista completa: