Helena Silvestre, periodista de la Revista Amazona, analizó en Sobre la Hora las elecciones del domingo en Brasil, donde se impuso con un 46% de los votos el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro en la primera vuelta.

Es necesario pensar y reflejar qué pasó que en nuestro país, de gente mayormente no blanca, que tiene muchas mujeres indígenas, trabajadores pobres en general, qué pasó que estas personas han puesto su confianza de voto en Bolsonaro” porque que si bien todas las encuestas anunciaban que el candidato de la ultraderecha avanzaba, no se esperaba un resultado tan contundente.

Por otro lado, Silvestre destacó que no es tan fuerte la representación del PT en “sectores de clase media que han tenido sus condiciones precarizadas con la crisis, pero también sectores muy populares que en vez de doce trece años de gobierno del PT no vieron un cambio estructural de la vida, sino que pudieron acceder a algunas cosas mientras estábamos en un período de economía internacional más o menos calma y que hace ya muchos años perdieron todo y vienen perdiendo derechos”.

“Hay una izquierda que tampoco radicaliza y una desconfianza total con la democracia como alternativa para solucionar la propia vida. La gente volteó como una negación del PT haciendo con que mucha gente votara a Bolsonaro, es algo muy terrible en realidad

Los votantes de la ultraderecha

En general que está con Bolsonaro son los estratos de clase media, que no son ricos, que no son burgueses, pero que tuvieron acceso a una pequeña mejoría en sus condiciones de vida durante los primeros años del ciclo PT y al final del ciclo en el gobierno ya estaban viendo una desmejora” resaltó Silvestre.

También enfatizó en la desinformación y confusión que hay en las clases trabajadoras que “al no ver una alternativa, y al confundir la izquierda que tiene un discurso que no rompe con la idea de normalidad y con los consensos sociales que son la democracia” no están conformes con los partidos existentes. Aún así, la periodista remarcó que en muchos casos, el voto se revierte “con 15 o 20 minutos de charla”.

“Hay una confusión generalizada y una ausencia de un proyecto político alternativo para esto que estamos viviendo con la crisis pero que nadie lo plantea como un proyecto radical, y que con las cosas como están parece que cualquiera que no sea radical, parece que está manteniéndolas. La gente parece identificarse con lo radical de Bolsonaro sin ver que él está en contra de muchos de esos sectores que votan a él con su perspectiva conservadora y altamente elitizada”

Escuchá la entrevista completa: