La socióloga Mariana Luzzi, habló en Sobre la Hora acerca de El Dolar: historia de una moneda argentina (1930-2019), el libro que escribió junto a Ariel Wilkis, donde analizan la relación del pueblo argentino con la divisa internacional: «La pregunta es, ¿Cómo llegamos a que en la Argentina, que es un país que tiene su propia moneda, el valor de la moneda de otro país sea una información tan central como para que sea comunicada cotidianamente en los medios de comunicación masiva?«.

«Cuando uno hoy en la Argentina, prende la televisión en la mañana para ver la temperatura, ve que los noticieros, en todos los canales, están mostrando además del dato de la temperatura, en un sócalo, la cotización del dólar«, que es una moneda de otro país, además de estar pendientes permanentemente de la apertura y los cierres del mercado. Esto se intensifica en momentos de crisis, por lo que «no es nada más que un sócalo».

El dólar está presente, todo el mundo sabe que el billete es verde, que está Washingtong, el dólar es culturalmente una referencia familiar para los argentinos, lo que nuestro libro explora es cómo llegamos a eso. Ese es el proceso que nosotros mostramos: cómo el dólar fue superando las fronteras de la citys, del mundo las finanzas profesionales y del mercado de cambio, para entrar en cada familia.

Más allá de la presencia del dólar en la cotidianeidad, Lizzi remarcó que hubo un aprendizaje de la sociedad argentina a lo largo de la historia, con una economía inestable, que implicó entender que la divisa internacional suele no perder valor, mientras que el Peso Argentino sí. «Efectivamente el dólar es relevante en la economía», porque hay mercados locales, como el inmobiliario o las importaciones, que están dolarizadas; también porque «una parte de la población ahorra y otra parte realiza inversiones importantes».

«El caso argentino es peculiar pero no es absolutamene una excepción» indicó, ya que otros países, sobre todos marcados por fuertes procesos inflacionarios, han tenido al dólar y a otras monedas más fuertes, como valor de referencia.

«Cuando nos preocupamos por el aumento del dólar, no es solamente plata porque tenemos para comprar dólares, porque pensamos en comprarlos o venderlos o porque tenemos un negocio en mente» sino porque «sabemos que ese número que se mueve nos está diciendo algo sobre nuestra economía» y sobre el rumbo de la política económica a nivel nacional. Y remarcó:»Son dos cuestiones económicas y también políticas las que se juntan en ese número que todos seguimos».

 Escuchá la entrevista completa: