El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires despidió a Estela Sánchez, referente del Programa de Salud Sexual y Reproductiva, parte de la Red de Profesionales por el Derecho a la Salud. “Estoy convencida y respeto totalmente los Derechos Sexuales y Reproductivos y creo que todas las mujeres deben tener derecho a ellosdeclaró en Sobre la Hora.

El 8 de agosto le habían ofrecido un asenso y se lo confirmaron el 15, y el día 17 de agosto la echaron. Advirtió dos motivos: “uno por razones políticas: porque yo vengo de la vieja gestión”. Y en segundo lugar “porque la Gobernadora no concordaba con mis pensamientos en cuanto a los Derechos Sexuales y reproductivos”. Relató que la llamaron y “me dijeron que junte mis cosas y me retire de la región” y remarcó: “Me costó despedirme de mis compañeros porque estaba el director y me dijo ‘te pedí que te retiraras ya’“.

Entre los trabajos realizados por el área que gestionó, se realizaron miles de ligaduras tubarias, implantes subdérmicos, colocación de DIU, e interrupciones legales de embarazos. “Esto se viene opacando porque estamos con una escasez de insumos y un vaciamiento en el Programa muy rotundo y muy contundente y las mujeres están pagando las consecuencias”.

“Pienso rotundamente que es una decisión política de que se sigan muriendo las mujeres en la clandestinidad, y sobre todo las mujeres pobres, rotundamente estoy convencida que no les importa la gente. Porque un programa que viene trabajando tan bien, y que venía luchando, y que la veníamos luchando, si realmente quisieran hacer algo por la gente lo hubieran hecho, no vaciarlo, no despedir a la gente que tenemos tanto compromiso en el sistema”

Sánchez trabaja la salud sexual y reproductiva desde 1994, y desde el 2005 trabajaba para el Programa Provincial. “Trabajé en Moreno muchísimos años en un Centro de Salud, vi morir muchas mujeres, y empecé a organizar en el terreno a ver cómo podíamos conseguir métodos anticonceptivos” contó, y que “cuando empezó el programa fue todo un alivio”. “Arrancamos en un promedio de 3500 abortos anuales y llegamos a un promedio de 2700” comentó, pero que ahora no hay insumos ni siquiera para los abortos legales.

“Yo creo que eso no gustó” dijo en relación a su gestión, “porque yo exijo muchísimo y este mes al estar sin insumos es un tema muy complicado para las mujeres”. “Un método anticonceptivo para una mujer, estamos hablando de entre 400 y 600 pesos” y la dificultad al acceso “las lleva a la clandestinidad”.

Además, expresó que las dos mujeres muertas por abortos clandestinos luego del 8 de agosto eran pobres. “Eso tiene que quedar bien claro, la mujer que tiene dinero lo va a solucionar y la familia tal vez nunca se entere, pero la mujer pobre acude a cualquier cosa, y eso se está empezando a volver a ver”.

Enmarcó su despido en “una doctrina de demostrar que pueden, que lo pueden hacer, que no les importa nada, que vienen por un vaciamiento, que es un tema de política, pero no de política sanitaria sino de política partidaria” porque “la idea es no cumplir los derechos sexuales y reproductivos”

Escuchá la entrevista completa: