Frente al rechazo de Austria al acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, en Sobre la Hora consultamos al politólogo Daniel Blinder, que afirmó que hay una «mala lectura del gobierno argentino sobre lo que está pasando en los países que hacen este tipo de acuerdo».

Cuando se divulgó el audio de un emocionado Canciller Jorge Faurie tras la firma del acuerdo, «era bien sabido que depende mucho de que se concrete y de las lógicas de relaciones de fuerza» disparó Blinder, y remarcó: «En ese momento todas las encuestas daban que había una posibilidad de reelección» sin embargo el panorama cambió en varios aspectos.

El Tratado de Libre Comercio «tiene una historia bastante larga» enmarcada en un momento en que «el mundo tendía a hacer acuerdos regionales de libre comercio, de cooperación» en temas de seguridad, integración, culturales, entre otros. Sobre todo, luego de la caída de la URSS cuando «el liberalismo comenzaba una institucionalización y regionalización de estos acuerdos».

El politólogo declaró en Sobre la Hora: «Hay que tener en cuenta con el significado concreto para este gobierno en particular que, recordemos, arrancó con (Susana Malcorra de Canciller diciendo que este gobierno apostaba por un mundo liberal» y una integración de libre comercio entre distintos países, «y no estaba leyendo las señales de lo que estaba pasando en Europa o en EEUU«.

Y subrayó: «Apostaron por Hillary Clinton, perdieron. Apostaron por un mundo liberal, empezaron sistemáticamente a tener mucho más representación parlamentaria gobiernos de derecha, conservadores. Esto responde a demandas internas de la propia Europa en la cual crece la desigualdad justamente por la presencia China. Todo eso va generando un clima de época muy distinto al clima que hubo en la época de Kirchner»

Este acuerdo, en una lectura muy rápida, ¿a quién podría beneficiar? A las grandes industrias europeas, las que podrían vender, producir más barato en los países del Mercosur. Pero por otro lado tenés a los que producen alimentos, a los países del Mercosur que van a poder vender a los países europeos, pero no nos olvidemos que Europa produce alimentos para millones de personas, por lo cual se verían perjudicados los que trabajan la tierra de estos países, por la competencia que significaría. Pero además, la lógica económica de todo esto hay que estudiarla bien porque están trasladando productos alimenticios que se producen a miles de km. por barco, esto implica una serie de costos de transporte, logística, contaminación

Escuchá la entrevista completa: