Tras el acuerdo de la semana pasada del Mercosur y la Unión Europea, y la renuncia de la titular del FMI Christine Lagarde, hablamos con nuestro columnista de economía, Alejandro López Mieres, que señaló: “Todo lo que sabemos del acuerdo, beneficta a Europa y perjudica al Mercosur”.

Con respecto a la renuncia de Lagarde, para presidir el Banco Central Europeo, explicó que recibió un asenso en términos de poder: “Esta mujer tiene un proyecto político propio para su país para candidatearse, y el conchabo que consiguió ahora es mucho más atractivo y más importante que ser la directora del FMI”. Además, remarcó que el apoyo a Macri en el Fondo, es por la relación que tiene con su par Donald Trump y la capacidad de voto de EEUU, y “los 57 millones de dólares que puso el Fondo, van por otra vía”.

“No sé si volverá al cargo o si es una decisión reversible. Pero más allá de eso, no creo que modifique demasiado el esquema. De hecho los mercados prácticamente ni se enteraron”

Argentina ya está en default

López Mieres destacó que desde el Unidad Popular publicaron un documento donde analizan que Argentina ya está en imposibilidad de pago: “En un reportaje al candidato presidencial (Alberto) Fernandez prácticamente lo citó más allá de no citar la fuente”.

Acuerdo Mercosur – UE

“Está vendido como un acto de marketing en el contexto de la campaña política”  bajo el discurso de “insertarse en el mundo capitalista”. Y remarcó que se amplificaría el déficit comercial y de cuenta corriente de la Argentina, y las exportaciones a Brasil.

“Lo que sí podemos decir de lo que se conoció, que ni siquiera es un acuerdo final porque no está aprobado; que no se definió la letra chica solamente grandes lineamientos; que los avances se mantienen en secreto, que no se hacen públicos; que podríamos afirmar que prácticamente no tiene beneficios para la economía argentina, porque se amplía el déficit comercial y de cuenta corriente que es el origen de la recurrencia al FMI, porque Argentina se quedó sin dólares para honrar sus compromisos”

El acuerdo se firmó “sin la participación y sin la opinión de sectores industriales y fundamentalmente de trabajadores, que van a ser los sectores más perjudicados”. Si se llevara adelante como está publicado, “realmente se redefiniría la matriz productiva argentina”, explicó el economista.

“Por otro lado, tiene apoyo de grupos concentrados y grandes corporaciones locales que están trasnacionalizadas, de hecho se conoció la declaración de uno de los grades ganadores que es Grobocopatel” remarcó, quienes además de celebrar, “prescribe quién tiene que desaparecer como si fuera un emperador, es realmente preocupante lo que estamos viendo”.

Escuchá la columna completa: