Joaquín Algranti, sociólogo e investigador del Conicet, explicó en Sobre la Hora la presencia y la postura política de las Iglesias Evangélicas en la región. “No es que el mundo evangélico sea de derecha o de izquierda naturalmente sino que son articulaciones que se van dando” afirmó.

Es un fenómeno menos compacto, homogéneo y lineal de lo que uno creería” expresó acerca del evangelismo/protestantismo que son la variante del cristianismo no católico. Algranti profundizó sobre las distintas líneas: “Hay denominaciones más históricas como los luteranos, los anglicanos y los metodistas; y denominaciones más novedosas, de principios del S.XX que fueron desarrollando como es el caso del pentecostalismo”, del cual se desprende el neo- pentecostalismo surgido en EEUU pero difundido en todo el mundo.

Lo que uno suele conocer como mundo evangélico, a lo mejor pensando en el Pastor Giménez, o en otros referentes como Stamateas, son de estas variantes, como los pentecostales y los bautistas”. El investigador explicó que si bien hay pastores que tienen intereses políticos, no sucede que dirijan el voto de los creyentes: “Las razones del voto son mucho más complejas, no habría que asumir que las personas votan de acuerdo a sus creencias”.

La tradición cristiana es lo suficientemente compleja y amplia como para captar variantes tanto progresistas como de la ultraderecha en última instancia. De hecho uno puede hacer la pregunta inversa y preguntarse: ¿Por qué la derecha es más hábil para captar el voto evangélico hoy que opciones más transformadoras?

También está la habilidad política para adaptar el discurso a lo que el mundo evangélico es más sensible, es como por ejemplo todo este discurso del orden, de la crisis, todos los elementos proféticos que realiza Bolsonaro en su discurso, o en la demonización del adversario político o la idea de persecución, recordemos que Bolsonaro lo acuchillaron entonces apareció como un mártir” resaltó.

Consultado acerca del activismo antiderechos, Algranti sostuvo que la movilización “era bastante previsible que iba a suceder de esa manera, lo mismo había ocurrido en su momento con el matrimonio igualitario, generando alianzas entre munduo evangélico y católico que eso se da pocas veces en la historia”.

Con respecto al anuncio de la gobernadora María Eugenia Vidal de tercerizar la ayuda social a través de la iglesia, comentó: “El anclaje en el territorio y la cercanía en los barrios es lo que permite que de pronto permitan canalizar esa ayuda social” por contar con la infraestructura y la trayectoria, por ejemplo, en el tratamiento de adicciones.

Escuchá la entrevista completa: