Ana Rameri, junto a Claudio Lozano, economistas del Instituto de Pensamientos y Políticas Públicas publicaron el informe “Argentina después de Macri. Aproximación a la Estructura Social de la Argentina actual” y explicó los detalles en Sobre la Hora. «La clase media hoy representa tan solo el 37%» señaló.

Basado en la Encuesta Permanente de Hogares, el estudio se realizó con una metodología de estratificación social, actualmente aplicada por la Dirección de Estadísticas de Ciudad de Buenos Aires (DGEYC): «Sabemos que el concepto de clase es mucho más complejo, pero intentamos acercarnos a algo así como estratos sociales a través de los ingresos de los hogares como capacidad de acceso a los distintos umbrales de consumos«, separando por capas entre quienes pasan hambre, quienes pueden acceder a la canasta básica alimentaria; a la canasta básica; y a una mejorada.

Si comparamos la última foto del año 2015 previo a la asunción del gobierno de Cambiemos a hoy tenemos una caída del estrato medio de cerca de 2.700.000 personas, que cuando analizamos estos flujos,para ver cuáles fueron los estratos que en este mismo período tuvieron un crecimiento, un engrosamiento fuertísimo vemos que principalmente de esos 2.700.000 el 70% es el estrato pobre no indigente, que logra superar con sus ingresos lo mínimo indispensable para poder alimentarse pero no logra alcanzar lo que necesita para la reproducción de su propia existencia que tiene que ver con el conjunto de gastos no alimentarios.

Además, el informe revela que el 17,8% (490.000 personas) pasaron del estrato medio a la indigencia; el 3,7% (más de 86.000 habitantes) se sumó a la población vulnerable y el 0,2% (5.600 personas) a la población con fragilidad de ingresos. Según el estudio, solo el 7,4% (unas 200.000 personas) vivieron un proceso de movilidad social ascendente y pasaron a formar parte de los sectores acomodados. «Fueron tan solo cuatro años pero eso implica un empobrecimiento fuertísimo para lo que tiene que ver con estamentos que suelen moverse en el largo plazo, no tan rápidamente en el mediano plazo» por lo que se lee en el conjunto de políticas económicas macristas.

«Hemos visto el salario deteriorarse muy fuertemente durante el 2018» lo que afectó además a las prestaciones sociales. «Solamente ha tenido alguna medida de emergencia social, monitoreada siempre por le FMI, pero que en el marco de un contexto inflacionario como el actual, todo ese conjunto, la verdad es que no tienen efecto alguno» explicó Rameri.

«Por más que en el imaginario social de la Argentina se siga pensando que exista una clase media fuerte, hoy existe un enorme empobrecimiento» y que «tiene más que ver con niveles de vulnerabilidad social y poco los diferencia con la población pobre» remarcó.

Escuchá la entrevista completa: