La filósofa y especialista en Asuntos Internacionales Isabel Rauber analizó en Sobre la Hora  el entramado político que llevó al crecimiento de Bolsonaro en Brasil y los tres ejes claves del discurso que “ha sorprendido a amplios sectores tanto del continente como del mundo, hay sectores de la izquierda europea que están azorados”, señaló.

Para entender la creación de “la bestia” en Brasil “hay un trabajo, un hilado muy fino que tenemos que tener en cuenta de los sectores más recalcitrantes del Poder” en referencia a “la banca y las grandes corporaciones”. “Está en la base del golpe a Dilma, del encarcelamiento y la proscripción del lula, de una alianza sutil y no tan sutil de los militares, y Bolsonaro aparece como capitalizando todo esto que ellos hicieron, porque de hecho la derecha no tenía líder” enfatizó.

En cuanto a las causas, la filósofa explicó: “Por un lado, han trabajado sobre el odio, han acuñado el odio, la polarización que se vive en Brasil es extrema y está basado en el odio, un odio amedrentado por la posverdad, las fake-news, las mentiras” de los medios de comunicación y en las redes sociales contra el Partido de los Trabajadores.

Junto con Lula se criminaliza no solamente al PT sino a los dos sectores aliados del centro, que representa la burguesía nacional” como el PMBD que también es antagónica a las corporaciones y la banca. Por eso se acrecienta el discurso de la antipolítica: “es algo que es muy cercano a las escuchas en todo el continente: todos son corruptos, todos son malos, todos son una porquería, como decir, todos los sindicalistas son iguales, todos los políticos son iguales, todos nos han mentido”.

“Es muy peligroso la frustración, y en ello me voy a remontar a Alemania del ’33, cuando hay una frustración muy grande, sin posibles alternativas superadoras que tienen que ser previas a los momentos de crisis, no después de la crisis, actúan como los que vienen a la defensiva de la supervivencia, ese es el maldito sentido común, y que va a tirarse sobre lo conocido, y lo conocido es la derecha”

Se montan valores reaccionarios sobre la base de la mentira: hay que recordar que este señor, Bolsonaro, se erige sobre la base de la familia, defensor de la moral, de la pureza y el que va a terminar con la inseguridad en Brasil” comentó Rauber.

Sin embargo, los sectores financieros y la burguesía nacional, que también fueron beneficiados por las políticas redistributivas de Lula, operan para no pagar los costos de laactual crisis económica y financiera. Por eso las corporaciones y los bancos, aunque no les guste Bolsonaro, “no ven otra alternativa, porque es eso o Haddad”.

Si se confirma el triunfo del ultraderechista, los costos de la crisis van a recaer sobre los sectores más pobres de la sociedad brasilera. “Lo que va a ocurrir no va a ser la paz que promete Bolsonaro, sino la guerra” disparó

 

 

 

 

El cambio del tiempo historico y las alianzas que en 2002 hicieron posible el gobierno del PT a patir de una concertacion de clases en la cual todos “ganaban”. Desafios politicos para los novimientos sociales en el presente.

Escuchá la columna completa: