Sobre la Hora analizó el triunfo del ultraderechista Jair Bolsonaro en Brasil con Sarah de Roure, activista de la Marcha Mundial de Mujeres, quien remarcó: “Es bastante duro, pero sabemos que el pueblo brasilero se va a reinventar de alguna forma”.Resultado de imagen para sarah de roure movimiento de mujeres

Es importante leerlo como parte de un proceso más largo que empezó con el golpe contra la presidenta Dilma hace dos años” explicó De Roure, sobre la construcción de “una narrativa de identidad nacional”, con pequeños grupos que reivindican a la dictadura. “Los militares han vuelto a la escena política, lo que ellos mismos siempre han argumentado que no harían porque es como algo en contra de su misión como fuerzas armadas” destacó De Roure.

La activista remarcó la misoginia de Bolsonaro, quien por ejemplo, fue el único en votar en contra de la Ley de Empleadas Domésticas; que votó por el impeachment contra Dilma Rousseff reivindicando al torturador de la presidenta destituida; que amenaza a la comunidad lgbt; entre otros hechos que muestran su apología a la violencia.

Por otro lado, ha declarado que “o se garantizan derechos o se garantizan empleos”; y su acercamiento con los sectores financieros para la reforma del sistema de pensiones, lo que es “la principal demanda del sector financiero y Jair Bolsonaro ya ha dicho que lo va a realizar” destacó.

Con respecto al comercio exterior, el presidente electo priorizó a los países que pueden “contribuir a la capacidad tecnológica de Brasil”, lo que significa el acercamiento con EEUU e Israel, además del alejamiento del Mercosur por ser una organización con “ideología”.

“En el sistema político brasileño la gente no vota a la lista de lo spartidos para el congreso, la gente vota al candidato de forma individual: o sea la vinculación partidaria no es muy sólida. De hecho el partido que aún tiene preferencia en la población, es el Partido de los Trabajadores, el Partido de Lula. Entonces el partido de Jair Bolsonaro hace dos años no existía prácticamente, y de repente en dos años tiene el mayor número de parlamentarios en el Congreso”

“En los votos muchas veces, no es más de afinidad ideológica sino más bien de identificación, quién les responde a sus expectativas” explicó De Roure.Resultado de imagen para marcha mundial de mujeres bolsonaro

Hace dos años en Brasil se inició un proceso de ruptura con el sistema político, el sistema político está en cuestión” afirmó. Sin embargo, la activista remarcó que “la gente en realidad está muy triste, porque se han rompido relaciones del tejido social, muchas familias no se van a reunir por navidad este año, la gente ya no se habla. Los niveles de ruptura son muy altos”.

Feminismo para la resistencia

“La resistencia va a pasar por un frente bastante amplia, un frente democrática, que tenga como base los procesos de alianza que se han construido ahora en las elecciones, y a mi me parece que la resistencia va a ser desde las mujeres que ha tenido un rol fundamental no solo de denuncia de Jair Bolsonaro sino también de defensa de la agenda política de transformación de la sociedad. Si queremos superar el facismo en Brasil, se hace desde el feminismo o lo veo muy difícil”

Por último, De Roure destacó que “esa estrategia tiene que ser también desde Latinoamérica, porque sabemos que lo sucede en Brasil no nos sucede a nosotras solamente”.

Escuchá la entrevista completa: