María Emilia de la Iglesia, directora y fundadora de «La Comunitaria» de la ciudad bonaerense de América, partido de Rivadavia, denunció que el municipio busca desalojarlos del galpón que ocupan para desarrollar sus actividades. «Se plantea una persecusión política bastante importante» indicó.

«Estamos en este momento realizando guardias, realizando actividades y todo para resistir en el espacio, porque no solamente no cumple el municipio con un convenio de comodato que tenemos firmado en 2017 donde se plantea la renovación automática cuando están las partes de acuerdo» explicó. La cooperativa está en el espacio hace siete años, y hace dos tiene el convenio de comodato.

El Galpón fue recuperado del abandono por el grupo, que luego se conformó como un espacio de referencia para las actividades culturales de América. «Realizamos actividades de cultura comunitaria independiente» donde participan más de 400 personas semanalmente, desde las niñeces hasta los adultos mayores: «Hay más de 20 talleres, se da la merienda, y tres veces por semana se da vianda de comida para 300 personas«.

El Municipio en algún momento de la historia apoyó distintas experiencias de cultura comunitaria, pero muchas veces lo que pasa es que quieren que la cultura comunitaria o las administraciones se pongan la camiseta en determinado color partidario. Y la cultura es de la comunidad y es amplia y diversa y es lo que se debe respetar, es lo lindo que tiene.

Recibieron el apoyo de muchas organizaciones «del país, de América Latina, de distintas redes de las que somos parte, y del pueblo también, porque el pueblo lo ve como una injusticia». «Hay un montón de estos espacios que no tienen nada adentro. La realidad es que La Comunitaria tiene mucha vida y mucho corazón en este espacio puesto y eso es lo que a uno más le indigna: que quieran destruir un proyecto y un proceso cultural que lleva más de 13 años de desarrollo» señaló.

Escuchá la entrevista completa: