Sobre la Hora conversó con Carlos Custer, ex embajador en el Vaticano en Argentina, sobre la movilización al Luján que mostró el rol de la Iglesia como articulador movimientos sociales, organizaciones y sindicatos. “Estamos en una situación límite en términos sociales” resaltó.

Creo que la Iglesia advierte que estamos en una situación social muy grave, como lo hizo en la crisis del 2001” durante la conformación del Diálogo Argentino, mediante el cual se organizaron mesas de trabajo sobre distintos temas como salud y educación. Para Custer, el Diálogo Argentino “creó una expectativa y una posibilidad de superar ese enfrentamiento que parecía que no tenía salida”.

Remarcó que el Papa Francisco en sus documentos y declaraciones “viene advirtiendo de esta situación crítica, de un capitalismo financiero especulativo que cada vez más descarta a los seres humanos”. También aseveró que Agustín Radrizzani, el arzobispo de Luján, “tiene todo el derecho y sería hasta una obligación moral” de realizar la misa que le fue solicitada por “Pan, Paz y Trabajo”.

“Creo que son signos de la Pastoral Social que viene advirtiendo la gravedad y que trata de articular con los movimientos sociales, con los trabajadores una posibilidad de ir creando canales de diálogo para crear una salida. La Iglesia trata no de hacer ella, sino de articular para que se encuentren sectores sociales y sectores políticos en la búsqueda de una salida para la crisis que tenemos”

Escuchá la entrevista completa: