A 43 años del golpe cívico eclesiástico militar, Sobre la Hora conversó con Carlos Loza, sobreviviente de la ESMA, y miembro de la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos, quien afirmó: “No hay descanso porque no hay justicia, y estamos construyendo verdad para que haya memoria“.

Con respecto a las actividades, Loza celebró que la reivindicación por Memoria, Verdad y Justicia “se ha trasladado, inclusive ya es como una tercera generación que está participando de toda esta lucha” remarcó.

“La actual etapa con este gobierno es de ignorar la cifra de desaparecidos, ignorar los hechos, de tratar de dilatar los juicios, de promover medidas como para ir eliminando como el 2×1 que fue ampliamente en las calles. Ahora están tratando de domiciliarias a las personas que cumplen 70 años y eso lo tiene para resolver la Corte durante este año. Entonces desde los organismos de Derechos Humanos evidentemente vamos a dar pelea con esto porque se están desarrollando los juicios y los crímenes son tan gravísimos que el único lugar donde pueden estar estos asesinos es la cárcel. Pero el Gobierno este se ha encargado de meter presión para que los juicios no continúen”

Loza se refirió a la “impunidad biológica” que logran los acusados por razones de salud o incluso la muerte: “Ese es el enorme peligro que corremos porque estamos hablando de gente que tiene más de 65 para arriba”, y son apoyados por el gobierno. “Son criminales que incluso se niegan a reconocer los hechos, se niegan a colaborar con la justicia, y por supuesto quieren ser merecedores de prisiones domiciliarias” destacó.

“Vamos construyendo verdad. Porque sino no podemos construir memoria. Partir de la verdad de lo que pasó, para que haya justicia y fundamentalmente para que haya memoria, la memoria de que esto no vuelva a suceder. El compromiso no es solo con los compañeros que padecieron la dictadura y su familia sino con las generaciones futuras, es un compromiso intergeneracional. La militancia no puede ser motivo para que se produzca un genocidio

El ex Detenido Desaparecido remarcó explicó: “Partimos de un compromiso contraido por nosotros en un campo de concentración: el que sale cuenta” lo que si bien “no es un testimonio que a nosotros nos corresponda, sino que es un compromiso asumido y hasta el último día vamos a tener este compromiso”. “Eso da la fuerza para decir que no hay descanso porque no hay justicia” afirmó.

Escuchá la entrevista completa: