Maximiliano Hilarza, de la Red de Sobrevivientes, habló en Sobre la Hora acerca de la condena al cura Ilarraz por abuso de menores y el encubrimiento de la Iglesia Católica.

“No puedo decir contento, sí satisfecho por el hecho de la condena a Illarraz” declaró la víctima y lamentó que se tardó 30 años para conseguir justicia. “Si la hubiesen tomado a la denuncia nuestra, quizás a mi esto no me hubiese pasado” afirmó.

Maximiliano hizo todo el colegio salesiano como alumno, y a los 9 años hizo el pre-seminario para ingresar al seminario del sacerdocio. Contó que estuvo un año y medio en el internado “con mucho miedo, mucho llanto” y tres años por fuera hasta que se alejó: “Yo tenía la vocación del sacerdote y la tuve durante mucho tiempo después: cuando ocurrió, me fui alejando de la fe hasta el día de hoy que ya no sigo profesando la Fe Católica”.

“Se lo juzga a Ilarraz por el hecho ocurrido pero el encubrimiento fue tal como quedó demostrado en el juicio”, señaló en referencia a una estructura dentro de la Iglesia que oculta estos hechos al público.  “La Iglesia Católica siempre ha tenido ese proceder de encubrir” afirmó.

Hilarza comentó que se fue a vivir a Chile, pero que él y su familia continuaron en contacto con Illarraz. “A pesar de que estaba en Tucumán y con prohibición de no acercarse a las víctimas, yo ignoraba todo eso que pasaba en Argentina y él siguió viniendo a Chile”. Contó que además se quedaba en su casa, que se compartieron festejos familiares y que “no podía decir nada porque el tipo estaba tan metido en mi casa, tenía una intimidad tan grande con mi familia que lo único que yo hacía cuando él iba a mi casa era alejarme”.
Escuchá la entrevista completa: