En Sobre la Hora, conversamos con Leandro Albani, autor de «No fue un motín», el libro que relata los hechos ocurridos el 2 de marzo de 2017 en la localidad bonaerense de Pergamino cuando efectivos policiales dejaron morir calcinados a siete jóvenes que estaban detenidos en la Comisaría Primera.

Comentó, que después de la masacre, en un principio la sociedad de Pergamino «no solamente fue bastante indiferente sino que fue bastante cruel con los familiares, cayendo siempre en esos lugares comunes» de discriminación y segregación. «Al mismo tiempo que se veía eso, más que nada por la lucha que encabezan los familiares, en una porción importante de la población cambió un poco, o al menos accedieron a saber realmente lo que había sucedido en la Comisaría Primera».

«Hubo una pequeña pelea entre dos de los detenidos, una pelea que duró muy poco tiempo, es más: los dos chicos terminaron la pelea abrazándose y saludándose. Pero los policías que estaban en el lugar, incluido el entonces Comisario Alberto Donza, que estaba a las 17:30, 17:45 de la tarde los engoman, los meten en los calabozos y cierran los calabozos, a todos, en ese momento habían 19 detenidos.

Eso siempre lo hacían a la noche cuando se iban a dormir, sino podían estar en el patio o en un sector común que tenían. Y en la celda 1, que es donde estaban los 7 chicos que después mueren, los chicos comienzan a prender fuego pedazos de colchones para protestar porque los habían engomado antes de tiempo. Los policías en vez de, de una manera muy rápida apagar el fuego, se quedaron mirando como ese fuego crecía y como los chicos morían»

Por otro lado, otros 12 presos sobrevivientes no solo pudieron salir a duras penas del lugar, sino que tuvieron que sufrir represión en el momento del incendio y persecusión después. «Los gritos de los chicos, y de los sobrevivientes, pidiendo por favor para que les abran la celda, para que puedan salir al patio, se escuchaban desde la vereda de la Comisaría» mientras el humo inundaba todo el destacamento.

Luego de iniciar el incendio, los policías esperaron ’40 para llamar a los bomberos, «que cuando llegaron, tardaron los dos efectivos en una autobomba, los policías tardaron ’20 más negándole una llave que abría la reja que comunicaba al sector de calabozos«. Además, los bomberos remarcaron en sus declaraciones que «un principio de incendio como el que fue, lo pueden apagar en ‘3».

«En la causa judicial hay seis ex policías imputados, incluido el Comisario que estaba por ahí. Estos policías fueron exonerados por la Gobernadora de la Provincia después de más de un año que los familiares venían pidiendo esto. Los seis están imputados por abandono de persona. En la actualidad, en Pergamino, es una ciudad que está desbordada de policías, no es una ciudad grande. Pero desde que asumió Cambiemos está infectada de policías»

«Es interesante ver lo que sucedió en Pergamino, no como un hecho aislado, y lamentablemente eso se comprobó con los hechos del año pasado con la Masacre de Echeverría; y con esto último que paso en Monte. Por lo general la policía y sobre todo la bonaerense tiene vía libre para hacer estas cosas, y tratar siempre buscar la impunidad» remarcó.

Escuchá la entrevista completa: