Orlando Carriqueo, Werquen (vocero) del Parlamento Mapuche-Tehuelche de Rio Negro, habló en Sobre la Hora acerca de la denuncia que presentó la Asamblea Permanente de Derechos Humanos a la Ministra de Seguridad Patricia Bulrrich y funcionarios del ministerio por la existencia de un plan sistemático de represión ilegal sobre las comunidades Mapuches. «Argentina tiene que empezar a pensarse a partir de un genocidio» reflexionó.

En Río Negro hay 165 coumunidades oficiales que participan del Parlamento, y algunas otras que están por fuera. Como organización forman parte de la presentación de la APDH Bariloche y han estado presentes en el momento del asesinato de Rafael Nahuel, «forzando esa mesa de diálogo que se conformó con distintos actores nacionales: el obispado, diputados nacionales, la CTEP, ATE» entre otros actores.

«Sirvió para frenar la matanza, porque lo que tenía en mente Patricia Bullrich era seguir matando gente, corriendo a todos. De hecho militarizó y sigue militarizando la zona andina tanto en Chubut como en Río Negro. En ese marco nos parece que es innegable la responsabilidad de Bullrich desde aquel momento que salió a mentir y hablar de un enfrentamiento armado, que luego la Cámara de General Roca desestimó, cambió la carátula y le negó la participación al Juez Federal por órdenes de Bullrich que influyó en las decisiones y salió con un comunicado diciendo que lo que decía la Prefectura ellos lo tomaban como La Verdad»

Carriqueo denunció que la estigmatización y la vinculación del pueblo mapuche al terrorismo, «cien años atrás, de la mano de Etanislao Ceballos, se reprodujo el discurso para legitimar la campaña del desierto». Lo que buscan es «deslegitimar todas las demandas que tienen no solo el Pueblo Mapuche sino muchos Pueblos Originarios de Argentina donde el territorio es un eje de la disputa con este Estado».

«Esto supera al gobierno, este gobierno que es el mismo que avaló la Campaña del Desierto porque son las mismas familias; que después en la década infame también utilizó a la Gendarmería para correr a toda la gente en Cushamen en el boquete Nahuel Pan» y ahí nació el conflicto que por el cual está preso el Lonko Facundo Jones Huala y «como también tiene injerencia en lo que pasó con Santiago Maldonado».

«La sociedad está atenta a escuchar y se escuchan voces que dicen ‘un nuevo pacto social ciudadano’. Nosotros planteamos que no puede haber un pacto social en Argentina que desconozca que la Argentina como Estado ha nacido de un genocidio, y ese genocidio ha significado la muerte de todos los pueblos que hoy habitan, el despojo de su territorio, los primeros campos de concentración que existieron en este hemisferio fueron en la Campaña del desierto; la apropiación de chicos para traerlos a buenos aires a trabajar a las casas de familia; la entrega de mujeres; la esclavitud de los hombres, todo eso fue parte de un genocidio»

Escuchá la entrevista completa: