Luis Campos, Coordinador del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma analizó en Sobre la Hora los datos sobre desempleo del Ministerio de Producción y Empleo, que revelaron la pérdida de más de 268 mil empleos registrados en el año en todos los rubros de la economía a a marzo de 2019.

«Son datos que provienen del registro del CIPA, de los aportes de los empleadores y  los trabajadores por cuenta propia del sistema de Seguridad Social» y aunque llegan con dos meses de demora, pero que «confirman una tendencia que se viene profundizando mes a mes«.

«Lo que viene a mostrar la información del Ministerio de Producción y Empleo no es ni más ni menos que ponerle un número a la situación que todos estamos más o menos viviendo»

La caída de marzo es tanto en el sector privado como cuentapropistas: «Todas las categorías cayeron una vez más y registran en algunos casos caídas muy significativas». De los más de 250 mil ocupados menos en el período marzo 2018 a marzo 2019, lo que se ve es que «esta caída es generalizada, afecta fundamentalmente a los asalariados del sector privado, que son una parte muy importante de esos trabajadores registrados menos» pero también hay menos monotributistas, monotributistas sociales y trabajadores autónomos.

«Todas las categorías están retrocediendo, lo que da cuenta de una situación de crisis muy complicada porque a diferencia de otros momentos, no hay ningún sector de estructura ocupacional que esté traccionando hacia adelante. Para poner un ejemplo: durante los últimos años del kirchnerismos, los asalariados del sector privado estaban estancados pero crecía el empleo en el sector público. Con lo cual esto compensaba un poco la situación»

Con el cambio de gestión, «el empleo en el sector público dejó de crecer pero creció el empleo por cuenta propia, los monotributistas» aunque esto es un sector generalmente precario e inestable. Sin embargo, en este momento también está cayendo ese tipo de registro lo que da cuenta de «un mercado de trabajo que realmente es muy crítica» y que «no solo es problemática si uno mira para atrás, sino que cuando uno ve la tendencia, ve que todavía no llegó al piso: todo indica que en los meses siguientes la situación se va a seguir agravando en términos estadísticos«.

Respecto de la imagen del gobierno en el año electoral, Campos afirmó: «Nada bueno sale de datos de empleo que cae mes a mes y que todo indica que van a seguir cayendo«. En cambio, en lo que tiene que ver con los salarios, se registra una desaceleración del ritmo de la caída: «el salario real de los trabajadores y las trabajadoras del sector público y privado cayó muchísimo durante 2018, perdimos un 10% de poder adquisitivo, pero en los últimos meses lo que empieza a verse es una caída muy leve, casi imperceptible en términos estadísticos, de como si hubiera encontrado su piso».

El gobierno busca entonces congelar la economía: «si el gobierno logra contener la inflación, si logra de alguna manera generar una situación macroeconómica que frene la inflación, aunque sea momentáneamente» por lo que se apunta a congelar el dólar, la economía y la suba de las tazas de interés, entonces lo que generará que «posiblemente empiecen a registrarse incrementos salariales por encima en los próximos meses» lo que servirá de estrategia discursiva en algunos sectores de la población para instalar que «lo peor ya pasó«.

Escuchá la columna completa: