Sobre la Hora dialogó con Carlos Paredes, trabajador de El Tabacal, por las cartas de desalojo recibidas por varias familias del Barrio Obrero que fueron desvinculadas de la empresa en Enero. “Lamentablemente no tenemos a dónde ir” declaró Paredes. 

“Hoy a las 18 hs regresando a mi domicilio me doy con la triste noticia de este aviso de desalojo, no solamente en mi casa sino a 10 familias que fuimos lamentablemente despedidos sin justa causa” relató Paredes. Desde el 26 de enero los trabajadores y las trabajadoras de El Tabacal están luchando por la reincorporación de 162 despedidos, de las cuales cerca de 20 viven en el barrio de la empresa.

“Así como El Tabacal sigue con la postura de que ya no pertenecemos a la empresa, que no tenemos nada que ver, en mi caso estoy pasando por el caso de mi hija, que tengo que hacerle el trasplante de riñón” contó el trabajador, además de que ya estaban planificando el viaje a Buenos Aires donde realizarán los estudios. “Le tengo que decir a mi hija, que estamos en la calle, no sé a dónde vamos a ir” lamentó.

También explicó que hay cinco compañeros con la misma situación “con los hijos que tienen enfermedades crónicas terminales, y al Tabacal no le importó nada, y nos despidió injustamente”. “Los abogados nos dijeron que nos quedemos tranquilos porque hay una ley que nos ampara más cuando tenemos hijos con una discapacidad terminal” explicó.

“Lamentablemente el departamento vive de la empresa del Tabacal, la única fuente de trabajo que tenemos El Tabacal y la municipalidad” comentó Paredes y destacó que el Sindicato está “desde el primer momento que está luchando a la par de los trabajadores”.

Escuchá la entrevista completa: