El columnista de asuntos económicos de Sobre la Hora, Alejandro López Mieres, conversó sobre la importancia geopolítica de Argentina y la influencia de los mercados extranjeros en el país en Sobre la Hora.

El directorio del FMI dejó todas sus recomendaciones de lado para permitir la intervención del BCRA en el mercado cambiario para mantener el precio del dólar: “Hubo una entrega de fondos a principio de abril, al Tesoro pero depositados en el BCRA, de más de 10 mil millones dólares  de los cuáles queda sólo el 20%” que se liquidaron con los pagos de deuda y las ventas diarias. “Cuando el Banco Central informa las nuevas medidas el directorio (del FMI) no estaba ni siquiera informado” señaló.

Si bien el Fondo defiende la flotación cambiaria libre, cambió sus requerimientos a pedido del Gobierno para que hayan bandas de intervención. Sin embargo, ahora hay lo que denomina como una flotación sucia: “El Gobierno tiene dólares, no dice cuántos pone en juego, no dice cuántas operaciones de futuro hace diariamente, con la idea de intervenir en el mercado y que no haya ninguna forma de previsibilidad de esas intervenciones como para no dar señales a los mercados” explicó.

¿Qué es lo que está en juego? Una de las explicaciones que se da de por qué se le dio a la Argentina 57.500 millones de dólares, y no solamente esto sino que se están adelantando los pagos, o sea el compromiso del FMI con, no ya Argentina, sino, el apoyo a la reelección de Macri, parece que se ha transformado en una cuestión de orden geopolítico. Dada la importancia que podría tener Argentina respecto del contexto latinoamericano, pareciera que eso lo justificara

Muchos analistas estiman que hay una presión de Donald Trump para ejecutar los acuerdos. “El monto que se le va a dar Argentina cuando se terminen estos u$s 57.500 millones representa casi el 40% de la cantidad que el FMI tiene para aplicar créditos en todo el mundo” resaltó. Y esto se debe, por un lado, a la relación con Venezuela; y por otro, para frenar los intereses chinos y rusos en la región.

También hay un acercamiento norteamericano a los recursos naturales argentinos, como el petróleo y el litio. Y por otro lado, también se conocieron las causas de espionaje, y las operaciones mediáticas, donde los servicios de inteligencia actuaron coordinadamente con servicios norteamericanos, y afectaron directamente negocios no solo estadounidenses sino de otros países en el país.

“China tiene una pata puesta en Latinoamérica, fundamentalmente en Brasil y en Argentina. Es más, la obra que no se puede hacer por el cual hay un empresario cordobés que está preso y que es una de las obras hidroeléctricas más importantes en el mundo, y la más importante que tiene China en el exterior, es una muestra de ello. Estas presiones y esta relación pendular que intenta tener Argentina respecto a EEUU y China no puede soslayar que la tercera parte de las reservas son swap con China”

A pesar de que no se sepa si los swap sirven para intervenir en el mercado cambiario o para pagar la deuda, López Mieres explicó que “Argentina tiene un pie en cada orilla“.

Frente al crecimiento sostenido de EEUU, la economía local, reprimarizada, queda mediada por la creciente competencia de ese país con China. “La batalla con China no es sólamente por revertir el déficit en la balanza comercial” que es de 4 a 1; sino que se modifica todo el comercio internacional y la posibilidad de que China devalúe su propia moneda y genere devaluaciones a nivel mundial. En este contexto, “el futuro de las exportaciones es cada vez mas oscuro“.

Detalló además que en esta guerra comercial, las políticas económicas internas, proteccionistas y de industrialización que lleva adelante EEUU, marcan un crecimiento sostenido desde hace 10 años y es el más estable de los últimos 70 años. Esto afecta a la competencia mundial.

“En el medio también podría pasar que, defoltee un mercado emergente, como Argentina. O sea que la relación de costo beneficio que puede estar haciendo Trump respecto a esta ayuda que para nosotros es algo terrible, un número excesivo, quizá no lo sea para Estados Unidos en su conjunto y para la necesidad de contener una posibilidad de default que podría generar en todo el mundo”

Respecto del gobierno nacional, remarcó la deficiencia teórica liberal: “Evidentemente, con emisión 0, con tasas de interés de arriba del 70%, y fundamentalmente con lo que Sandleris no dice, que acá es donde se divide la biblioteca: si la inflación es producto de la emisión monetaria como en general dice toda la biblioteca liberal” o existe una inflación de costos, que es lo que plantean otros economistas.

Y destacó que si bien ahora “empieza a haber una inflación decreciente”, es decir, con números menores a los meses anteriores, “cuando logran contener el dólar después de los intentos devaluatorios importantes y fundamentalmente pisan las tarifas” explicó.

Escuchá la columna completa:
 2da parte:

 3ra parte: