En Tucumán, una nena de 11 años quedó embarazada por el abuso de la pareja de su abuela, y pidió que le saquen «eso que le puso ese viejo en el vientre». Sin embargo, médicos y funcionarios anti-derechos retrasan el protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) e intentan obligarla a continuar con la gestación.

Sobre la Hora consultó a Leonor Cruz, secretaria de género de la CTA-A Tucumán, acerca de cómo actúa el poder político y la sociedad frente al caso. «Tuculandia le decimos nosotros, la provincia en la que pasa todo lo que no puede pasar» ironizó sobre el tema, ya que la provincia fue declarada «Pro-Vida» por la legislatura, organismo que también intenta desconocer la ley ILE; y donde «hoy discutimos la ESI de vuelta».

«Violan totalmente todos los protocolos habidos y por haber legales, y vuelven a violar su intimidad el Estado, los médicos y la sociedad, sobre una nena que está esperando que le saquen «eso que le puso ese viejo en el vientre» y que aparte tuvo ya dos intentos de suicidio. Y nos quieren hacer creer que la nena quiere seguir con el embarazo. Es aberrante. Pero esto tiene que ver con este avance de que las niñas, las jóvenes y las mujeres somos un embace para ser madres, por lo tanto sobre nuestros cuerpos deciden los demás«.

La niña llegó al hospital a principios de enero, y pasados casi dos meses, no la dejan abortar pese a que la ley prevé que es legal por ser un abuso y por ser menor de 15 años. «Están intentando que la nena continúe con su embarazo para hacer lo mismo que hicieron en Jujuy, en nombre de las dos vidas» afirmó Cruz, pero nadie piensa ni defiende la voluntad de la nena violada.

«Una nena que viene de una familia que tiene a sus dos hermanas violadas. La ponen con una abuela que su abuelo la viola. Cuando esta nena termine con todo esto, ¿con quién la mandan? ¿quién se hace cargo de esa criatura? pero ahí andan todos diciendo que es lo mejor para ella y que es lo mejor para el bebé»

«Han avanzado con respecto a esto con hipocresía y la doble moral» defendiendo ‘las dos vidas’ aunque «después no importa lo que pasa con la nena, después pedimos mano dura, bajamos la edad de imputabilidad, matamos a los negritos chorros, no importa. Ahora lo que hay que hacer es salvar la vida de ese bebé y esa nena» disparó Cruz. Y denunció que los grupos pro-aborto clandestino la tienen cercada, y que «le quitan todo: ya le quitó ese tipo violándola, la infancia, y ahora el Estado la vuelve a violar reiteradamente cada vez que le niegan la ILE y cada vez que salen a decir de ella todo lo que están diciendo«.

Escuchá la entrevista completa: