Diversas organizaciones sociales juntola coordinación de la Federación Nacional Territorial (FENAT) convocan a la Jornada Nacional de Lucha bajo la consigna “El hambre es un Crimen”, con su movilización central en el Ministerio de Desarrollo Social. Omar Giuliani,

Omar Giuliani

Coordinador Nacional de la FENAT CTA-A habló en Sobre la Hora acerca del reclamo. “Hay un nivel de conflicto muy grande porque la situación es conflictiva, y lo que se visualiza para adelante es más grave aún de lo que estamos viviendo” declaró.

“Más allá que digan que hay funcionarios que se divierten, esta devaluación y esta crisis nos pega en los sectores populares” y sobre todo en la niñez, comentó. “Estamos hablando de cerca de 8 millones de niños y niñas bajo la línea de pobreza” advirtió Giuliani y detalló que en los menores de 5 años, uno de cada 5 tiene desnutrición crónica.

“Esto habla de situaciones de carácter de perversidad, y que además, la dificultades que tiene revertir esa situación” ya que en esa edad es donde se construye el proceso intelectual y el crecimiento, lo que agrava la situación.

“No quiero exagerar con las palabras, porque a veces algunas veces uno se va con la bronca, pero es casi como un genocidio: pensar que hay un 60% de nuestros pibes viviendo en la pobreza realmente estamos hablando de algo que es terrible y que va a costar mucho poder revertirlo, y las secuelas que esto deja en nuestro país”.

Los tipos nos hacen creer que vivimos en un país pobre, por lo tanto la pobreza termina siendo algo natural, cuando en realidad, vivimos en un país que es extremadamente rico” remarcó. Esta “construcción simbólica conceptual” de la pobreza hace que “entre a trabajar toda la cuestión de dependencia de programas estatales que lo que hace es reforzar la pobreza y no resolver la riqueza en los sectores más desprotegidos” explicó el dirigente.

En ese sentido, hay una estructura que permite la reproducción de la pobreza, que Giuliani analizó en dos cuestiones. Una es la niñez que no pueden reconocer cuándo fue la última vez que vieron a sus padres trabajando, “no lo han visto”, e incluso a los abuelos y abuelas. “Hay una pobreza que se viene desarrollando desde hace mucho tiempo y el macrismo hace que se profundice esa pendiente” señaló.

“Y otra es que cuando vos das un talleres, o charlas o trabajás con algún taller, en algunas zonas te aparece que cuando vos le preguntás a un pibe que quiere ser cuando sea grande, no quiere ser maestro, ni médica, ni albañil, sino que te dice ‘quiero ser tranza’. Y esto habla de un modelo de sociedad que realmente las estrategias de supervivencias y las nuevas economías regionales que se dan en los barrios más marginalizados está asociado a eso y no al trabajo” resaltó.

Para el dirigente de la FENAT, esto marca la profundidad de la pobreza estructural “que pareciera a ser que vino para quedarse, para consolidarse como herramienta de control social”, que se relaciona con una matriz “que intenta hacer grandes transferencias de recursos de un sector a otro”.

Escuchá la entrevista completa: