A partir de la remontada histórica del oficialismo y el empate técnico entre Luis Lacalle Pou del Partido Nacional con un 48% y Daniel Martinez del Frente Amplio con el 47%,  que deberá ser dirimido por la Justicia Electoral Uruguaya, analizamos las elecciones con el periodista uruguayo Marcelo Pereira. «El susto ayer se lo pegó el Partido Nacional y sus aliados» remarcó en Sobre la Hora.

«En realidad la incertidumbre no es tanta,  es muy poca la diferencia entre la pequeña ventaja que tiene Lacalle Pou y la cantidad de votos que hay que revisar» que son de las autoridades de las mesas, y los miembros del ejércto que «no se vuelcan para el mismo lado».

En la situación actual en muchos países de América Latina, de unos días en los que hay que esperar el recuento de votos para ver quien ganó, podría estar todo prendido fuego. Pero en realidad esto no es así por dos cosas: uno porque los organismos electorales en Uruguay tienen un cierto linaje de confianza, no hay dudas de que no ha pasado nada raro con el recuento; y segundo porque, a pesar de que básicamente, va a ganar Lacalle Pou, la sensación para la gente del Frente Amplio no es para nada de derrota porque las encuestas, daban una ventaja, todo el mes de campaña hasta la segunda vuelta de seis a ocho puntos y terminaron siendo 30.000 votos

El segundo tramo de la campaña del Frente Amplio fue más fuerte y focalizada, y con más visibilización de José «Pepe» Mujica, «que apuntaba a recuperar votos a donde pensaba que podía recuperarlos» y no a todo el país, por lo tanto no se vio reflejada en las encuestas. Además, 180.000 personas votaron en la primera vuelta y no en la segunda.

Por otro lado, Pereira destacó la aparición de Cabildo Abierto, un partido de ultraderecha, «que votó muy bien, casi un 10%», vinculado al ejercito, que incluso su dirigente Guido Manini Ríos llamó a los soldados a votar al Partido Nacional. «Sin ellos la coalición de partidos que se hizo contra el Frente Amplio no tendría la mayoría parlamentaria» subrayó.

Esto es un vuelco hacia la derecha en relación con los 15 años del gobierno del FA que teníamos; no es Bolsonaro. Es un gobierno que viene por revancha en la cantidad de cosas en las que se avanzó mucho en estos años. Yo diría que es más parecido a Macri que a Bolsonaro

Escuchá la entrevista completa: