Carlos Aguirre, Abogado y Vicepresidente de la Asociación de Derecho Informático de la República Argentina conversó con Sobre la Hora tras la detención del pediatra Ricardo Russo, por los allanamientos y la causa que lo involucran con una red de pornografía infantil: “Este caso que a la sociedad le parece aberrante y que parece un caso fuera de lo común, lo cierto es que no es aislado y que se da todos los días y en muchos lugares del mundo”.

Los delitos que hoy se persiguen a nivel global y con mayor énfasis son justamente la pornografía infantil y lo que tiene que ver con el fraude bancario, todos los gobiernos del mundo están abocados fundamentalmente a la lucha de estos dos delitos” explicó.

En ese sentido trabaja la National Center for Missing and Exploited Children (NCMEC), más conocida como Missing Children, que es una organización sin fines de lucro, que junto a grandes empresas tecnológicas que “a través de algoritmos e inteligencia artificial detectan imágenes de niños en esta situación”. Así, desde NCMEC se comunican con las Fiscalías especializadas en el mundo.

“En nuestro país, la Fiscalía especializada de Capital Federal, a cargo de la doctora Dupuy, y a partir de ahí se trasladan a las jurisdicciones locales las órdenes y los avisos para que la policía intervenga en los allanamientos, en los secuestros de dispositivos, etc. Esta es la forma en cual hoy se está trabajando en este delito en particular. En este asunto no fue NCMEC quien informó sino que fue descubierto por la Agencia Nacional de Seguridad Interna de EEUU y el FMI”

Aguirre expresó: “La participación de esta gente hace que no haya fuerza en el mundo que pueda combatirla cuando la cantidad es tan grande” en todo el mundo. Con respecto al Dr. Russo, comentó que “había una dirección IP que recibía muchísimo movimiento y contenidos de ese tipo que llamó la atención” y se corrieron con las alertas, “pasa por Brasil, llega a Capital Federal, y el IP correspondía a la dirección de este hombre”.

No es solamente el médico, debo decirte que hay ramificaciones en 10 provincias argentinas” denunció. Y también explicó que le ha tocado “específicamente y particularmente de atender en el estudio a alguien que también le llegó una denuncia y fue motivo de un allanamiento y secuestros de dispositivos, por haber compartido una sola imagen que le había llegado por internet”.

Tiene que ver con mecanismos activados para este tipo de delitos, que hace que se “llegue a descubrir a quien esté produciendo este tipo de contenidos”, porque siempre pueden llegar a ser más graves y “en muchos casos esto es la punta del iceberg: termina normalmente en el abuso corporal de los chicos”.

Escuchá la entrevista completa: