El Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21, presentó una investigación basada donde relevaron que el 33% de las mujeres terminan el día agotadas y muchas de ellas no llegan a encontrar momentos para relajarse o realizar actividades de ocio. Sobre la Hora dialogó con Florencia Tundis de Economía Femini(s)ta que realiza estudios sobre los trabajos domésticos y de cuidado no remunerados que afectan particularmente a las mujeres.

Tundis destacó que solo una vez se realizó en Argentina una encuesta de hogares sobre el uso del tiempo, y evidenció que más del 70% de las tareas del hogar, (que van desde la limpieza, las compras, planificación y las tareas de cuidado de menores y mayores) son realizadas por mujeres. “Lo del cansancio es un poco difícil de medir, no es una variable que se pueda medir” destacó, aunque lo que se puede medir es la cantidad de horas: “una mujer que trabaja full time en promedio, realiza más horas de trabajo doméstico no remunerado que un hombre desocupado, son 6hs promedio por día en trabajo no remunerado y de cuidado”.

Asímismo detalló que la franja etaria que es más importante a la hora de realizar las mediciones es de las mujeres entre los 30 y 40 años, por ser la edad de desarrollo profesional y de crianza de niños. “Es el momento de quiebre, porque ahí es cuando muchas mujeres tienen que ver si dejan el trabajo ocómo hacen, tienen que hacer malabares básicamente” manifestó Tundis.
En este punto, se destaca que no hay sistemas de cuidado por parte del Estado ni para niñxs ni para adultxs. “Hay una ley que está ya hace más de 30 años que no se cumple, que es que en los lugares donde hay más de 50 trabajadoras -encima dice trabajadoras, pero dejemos de lado eso-, tiene que haber un jardín materno paternal esto obviamente no se cumple” explicó la economista.

Por otro lado, el asunto del cuidado de adultos “ni se piensa” ya que en general esas tareas quedan para las mujeres de la familia y por eso “se necesita una red de cuidados gratuita para que se encarguen de los adultos mayores”.

Tundis explicó que estos temas no están en la agenda pública “porque tampoco no hay muchas mujeres en cargos superiores para que se tengan en cuenta estas cuestiones”. “Otra cosa que se pide se pide la misma cantidad de licencias entre hombres y mujeres, para que no sea un factor, a la hora de tomar un trabajo de q la mujer la que se toma solo 3 meses cuando tiene un hijo y el hombre solo 5 días” agregó.

En este sentido, remarcó que la problemática afecta mucho más a las clases bajas, ya que “las clases más altas tienen la posibilidad de pagar a alguien que cuida a los hijos, o a los adultos mayores, o también contratar al servicio doméstico y con eso alivian la carga y el cansancio”. Por otro lado, en las clases medias y bajas, sucede que las tareas domésticas y de cuidado quedan en manos de otro familiar “que generalmente también es otra mujer, o es la abuela, o trabaja y está cansada, y no puede disfrutar por ejemplo, si es una jubilada, de su jubilación”.

Otros estudios han demostrado que, por ejemplo, una mujer necesita dos años más de sueldo que un hombre para acceder a la casa propia, a lo que Tundis indicó que en Argentina, la brecha salarial es actualmente del 27%. Las ramas asociadas a tareas de cuidado, educación y tareas domésticas son las más feminizadas y son hechas en un 97% por mujeres “y el 70% es informal” resaltó.