El 13 de marzo de 2013 comenzó el pontificado del Papa Francisco, el primer obispo latinoamericano (o mejor dicho, no europeo) y progresista. A cinco años de la llegada de Jorge Bergoglio al Vaticano, Sobre la Hora conversó con el cura de Opción por los Pobres, Francisco Olveira, que remarcó la importancia de un sumo pontífice que “está marcando la cancha, sobre todo criticando con mucha claridad este modelo capitalista financiero global que nos gobierna a nivel mundial”.

 

“Yo lo que si tengo clarísimo es que este gobierno está haciendo todo lo contrario de lo que pregona el papa Francisco y de lo que pregona la doctrina social de la Iglesia y pregonan los Santos Padres desde los primeros tiempos de la Iglesia” subrayó el cura. Remarcó que Francisco “retoma lo que dice un Santo Padre, San Juan Crisóstomo, y se los dice a los expertos financieros y a los gobernantes: no  compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida, no son nuestros los bienes sino suyos” y relacionó con políticas actuales en Argentina “que roban y matan cuando no se comparte con los pobres los propios bienes”. Advirtió que la administración de Macri es “un gobierno que no toma una sola medida a favor de los pobres, y por tanto un gobierno que aunque no lo diga así claramente, está enfrentado al Papa Francisco“.

Francisco cree que el Estado tiene derecho a controlar las cosas, cree que no tiene que haber una autonomía absoluta del mercado, no cree en la especulación financiera, no cree en la evasión fiscal, y es todo lo que está haciendo este gobierno” remató.

 

El cura explicó que las opiniones encontradas entre la gestión del Pro y el Papa se acentúan porque Francisco “le dice a los movimientos sociales que el cambio que necesita nuestro mundo, y que es un cambio estructural tiene que partir de ellos, de los pueblos al llamado a organizarse, cuando habla de la centralidad del sujeto popular, nada de eso cree este gobierno sino todo lo contrario”. En este punto remarcó que el desde la administración del Pro se “demoniza” a los sindicatos y a la organización de los sectores populares, y “alienta a que te peguen un tiro por la espalda, te entre por la nuca o te salga por la frente, y seas un niño de 12 años”.

 

Olveira destacó que desde los Curas en Opción por los Pobres no idolatran al papado “sino al revés, creemos que se debería haber muchísimos cambios estructurales en la Iglesia, por eso creemos que Francisco se muestra como el Obispo de Roma, y no como el Papa Francisco, que implicaría un mayor centralismo”. Destacó que la cercanía al Sumo Pontífice es porque creen en una Iglesia  “donde se respete mucho más la idiosincrasia de cada pueblo, de África, de América Latina, de Asia, y no de la centralidad Europea”. “Hoy, un montón de cosas que nosotros hemos predicado toda la vida,  y que por eso muchas veces nos dijeron comunistas, hoy lo vimos reflejado en las palabras, en los hechos, y en los encuentros del Papa Francisco” destacó. 

Escuchá la nota completa: