A 209 años de la reunión del Cabildo Abierto, hablamos con Gabriel Entin, doctor en Historia por la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (París), investigador adjunto del CONICET y profesor en la Licenciatura de Historia de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). “Me parece que repensar el Cabildo Abierto, es una manera de repensar la revolución y en definitiva a la Argentina” reflexionó.

Etnin reflexionó sobre la reacción que hubo frente a las noticias de la disolución de la Junta Central que gobernaba España, en reemplazo del Rey. “Napoleón, que era aliado de España, traiciona a España,  con la idea de invadir Portugal: entran los ejércitos franceses, que eran aliados, y una vez adentro llaman al Rey, que era Carlos IV (había habido antes una revolución en la propia monarquía, del hijo, que era  Fernando VII), y lo llama a una Casa Real al sur de Francia y los obliga a abdicar la Corona”, nombrando a su hermano José Bonaparte, y generando lo que fue la Revolución de Independencia.

“El gran problema es qué sucede en América. Durante 1808 y 1809 todos van a reconocer a ese gobierno revolucionario de alguna manera, porque luchan contra los franceses, que es la Junta Central. Cuando cae la Junta Central por el avance de los franceses, ya no va a ser lo mismo. Y distintas ciudades en América van a querer crear su propio gobierno. Eso es lo que origina el Cabildo Abierto”

Remarcó el carácter porteño del hecho: “lo cual va a generar un problema: por qué la Junta que se va a crear un Cabildo Abierto, tiene que representar al resto del territorio. Y de hecho, las primeras ciudades que van a desconocer a la Junta son ciudades del Río de La Plata, como Córdoba” explicó. Habían tensiones con el resto de las ciudades, incluso en algunas ya habían habido otras Juntas. Por eso, “una de las primeras medidas va a ser crear un ejército” para hacer reconocer al nuevo gobierno.

Escuchá la entrevista completa: