En la previa de la «Noche de brujas» el historiador Gastón García se refierió en Sobre la Hora a la demonización que se ha hecho de estas mujeres a lo largo de la historia. Explicó que las acusaciones «funcionaban como una herramienta sociopolítica, de combate y de disputas efectivamente».

«Había un grupo de mujeres que estaba vinculada especialmente a esos saberes tradicionales, particularmente aquellos que están relacionados con el nacimiento y sanar a los enfermos«, y sobre todo matronas o ancianas que transmitían los conocimientos de generación en generación. «Hay algunas mujeres acusadas en los registros inquisitoriales por brujería y que tienen ciertas disputas en el término de las aldeas o en el espacio urbano entre los siglos XV y XVIII» comentó.

García afirmó que hay nuevos estudios historiográficos sobre la brujería que rastrean «aquellas masculinidades que no se ajustaban a la heteronorma» dentro de los registros inquisitoriales. Al mismo tiempo, aparecen «también en el discurso demonológico«. Estos discursos se aplicaban primero a quienes detentaban el conocimiento, pero también, podían aplicarse a cualquier persona.

Por otra parte en los mismos espacios las prácticas estaban absolutamente legitimadas, y en ese caso eran los hombres quienes detentaban esas artes, especialmente como parte de las cortes de los monarcas europeos. Por lo tanto hombres y mujeres han sido acusados pero no de la misma manera y tampoco en la misma cuantía

Escuchá la entrevista completa: