El actor Gerardo Romano, protagonista de “Un Judío común y corriente”, contó en Sobre la Hora qué sucede en la obra.

“El contexto es el Holocausto nazi, las posibiidades del humor están pedidas por el corazón, porque es como los velorios, uno no soporta la injusticia de la muerte, o la imposibilidad de explicar o de justificar o de entender. Entonces uno cuenta chistes en el velorio” analizó el actor.  En este sentido, dijo que”Si pueden hacer humor los judíos con el Holocausto, la dictadura es otro Holocausto, es el Holocausto argentino”.

También relató cómo lo vive siendo que sus padres fueron víctimas directas del nazismo: “Mi madre estuvo en Auschwitz cinco años, mi padre se exilió, a los 14 años se exilió del nazismo”.

Al respecto de la actualidad, Romano expresó que para él “Cobra mayor dimensión las políticas acertadas a medida que el gobierno toma medidas opuestas” y que een este sentido, lo que ve es que “va adquiriendo más contraste, se va definiendo así el pixelado de la imagen de lo que está pasando”.

Un  Judío Común y Corriente, es una obra de de Charles Lewinsky, llevada al teatro bajo la dirección Manuel Gonzalez Gil los sábados a las 20.30 en el escenario de Chacarerean.

Escuchá la nota completa