En Sobre la Hora dialogamos con el Ministro de Salud, Ginés González García, sobre  la primera semana de gestión del nuevo gobierno y el envío de la Ley de Emergencia Sanitaria al Congreso: «El Ministerio es un Ministerio Técnico, lo que necesita es un poco de mística y de compromiso, y eso hemos estado haciendo, pero la situación es muy delicada«.

Una de las primeras medidas fue pedirle a la industria farmacéutica «que hiciera un descuento de los precios de principio de diciembre y ofreció ayer un 8%» que «se comprometieron a mantener la medida hasta octubre lo cual es una buena señal no solo para el acceso al medicamento sino para la lucha contra la inflación que la tenemos que hacer todo».

Además del impacto en la salud, remarcó el «impacto psicológico» de no poder pagar los medicamentos, que lleva tres años de caída de la venta: «la caída de este año es de un 5% con respecto al año anterior», exceptuando en el PAMI. «La  política de medicamento no es solo mucho más consumo, sino uso racional, a mi me preocupa que los medicamentos en Argentina que no se usa demasiado bien» indicó. El nuevo proyecto político pretende atacar esa irracionalidad.

La Ley que presentamos mañana, que trabajamos todo el fin de semana, justamente incluye un capítulo de Emergencia Sanitaria. Yo también tuve que pedirla en el año 2002: cuando uno se encuentra con una situación como la que tiene hoy nuestro país tiene que buscar este tipo de instrumento para mejorar la actividad del Estado, mejorar la efectividad del Estado, prácticamente la nuestra tiene un contenido que hemos pedido a la Cámara de Diputados y Senadores.

Otra medida de la Ley será «eliminar tasas y otros gastos de aduana» en cuestiones como las vacunas, que están pagadas pero trabadas allí por falta de pago del impuesto aduanero. Por otro lado, buscarán «proteger sobre nuevos impuestos y sobre algunas posibilidades de no ejecutar a los prestadores de salud en caso de que sea otorgado» comentó. Y agregó: «No se puede permitir, salvo muchas razones de excepción, ninguna incorporación de nueva prestación obligatoria del sistema de obras sociales y prepagas, la gente ya con las que tiene no las puede pagar».

«Hay muchísimas deudas, muchísimas deudas, se dejaron de pagar en los últimos meses todas las compras con lo cual lo único que te acercan los proveedores es para querer cobrar lo viejo» subrayó.

Escuchá la entrevista completa: