cms-image-000507424En su columna de política internacional, Isabel Rauber comenzó hablando sobre la actualidad de la sociedad brasilera en el marco de la celebración de las Olimpiadas. En este sentido contó que “una parte de las protestas es contra la usurpación del gobierno, no contra las olimpiadas, que fue aquel que fue a inaugurarlas” y destacó que “fue una marcha inédita, al igual que la ocasión” teniendo en cuenta “las grandes medidas de seguridad que rodean al evento”.

“El otro elemento de repudio que estuvo en las calles, en artículos y proclamas, es el reclamo sobre los presupuestos en la construcción de viviendas en las villa olímpica, frente a la gran carencia de urbanización de lugares que tienen los sectores populares”, expresó y comentó: “Es verdad que hay una parte de presupuesto que viene de fondos internacionales, pero ese presupuesto en general queda por debajo de lo que en realidad se gasta. Entonces viene, a través de créditos, un mecanismo de endeudamiento al Estado para que pueda terminar con la obra, y que después lo tiene que pagar el pueblo”.

Por otro lado, Rauber analizó el conflicto en torno a la asunción de Venezuela como Presidencia Protempore de Mercour: “Hay un intento de aislar profundamente a Venezuela. Ya se trató de aplicar la carta democrática de la OEA, que es una forma de intervención”.

“Que venezuela asuma la presidencia del Mercosur implica un reconocimiento por parte de los otros Estados al Gobierno de Venezuela”, consideró la especialista y opinó que “la negación de Brasil y Paraguay impide que se actúe por consenso, por eso está trabado el proceso del Mercosur”.