Un equipo de la Universidad Nacional de La Plata analizaron el estado nutricional de niños y niñas de entre 3 y 12 años barrios de La Plata y se encontraron con que el 70% presenta niveles bajos de calcio. Marta Minvielle, una de las investigadoras, pasó por el aire de Sobre la Hora: “Estos chicos van a ser adultos con deficiencias oseas” afirmó.

Fuente: Pulso Noticias

La muestra de 239 niños se realizó en escuelas, y el resultado reveló “una hipocalcemia leve de carácter crónico asociado a la baja ingesta de calcio, porque hay cuadros de hipocalcemia aguda donde el niño no puede concurrir a la escuela”. La importancia del consumo de calcio es hasta los 5 años y en la adolescencia, por ser las etapas de mayor crecimiento: “En esas edades, la demanda de calcio es mayor”.

“El calcio es un componente fundamental del hueso, es necesario para que el hueso tenga una estructura tensa y para que pueda crecer,. Si falta calcio pueden pasar dos cosas: una es que el crecimiento puede continuar, pero la estructura no es tan densa como corresponde a esa edad, entonces ese niño se fractura con mayor presencia. Y lo otro que puede pasar es que el calcio se deposite bien, pero como hay poco no puede crecer ese hueso, entonces es un niño de baja estatura para esa edad, se impide el crecimiento potencial que tendría ese hueso en ese niño”

Si la hipocalcemia no se trata “van a ser adultos con déficit en estructura ósea, así que no van a ser un adulto normal con la capacidad de trabajo o de desarrollo que le correspondería”. Por eso mismo, el proyecto “es un convenio que tenemos con las Instituciones Escolares y con la Secretaría de Salud del Municipio” y por lo tanto los niños con esa deficienias son derivados a las unidades sanitarias correspondientes.

Minvielle apuntó contra el abuso de jugos y gaseosas, que no solo no sustituyen al calcio, sino que pueden anular el calcio que sí se esté consumiendo. “Es responsabilidad de la familia, y de la escuela, y de quienes trabajamos en salud, fomentar el consumo de lácteos dentro de cada posibilidad” señaló.

El estudio es parte proyecto de investigación “Estudio de patologías transmisibles y nutrición en población infantil” y el Programa de Control de las Parasitosis Intestinales y Nutrición (PROCOPIN) que tiene como Unidad Ejecutora la Facultad de Ciencias Médicas y como Unidades Integrantes a las Facultades de Ciencias Veterinarias, Ciencias Naturales y Museo. Además de estos datos, “nosotras tratamos de relevar y elevar a las autoridades” para que estén los datos sobre los cuales trabajar, y remarcó: “también buscamos anemia, hipertensión arterial en los niños, o sea que el proyecto es más amplio“.

Escuchá la entrevista completa: