En la previa del comienzo de un nuevo juicio en el Tribunal Federal N° 4 de San Martín por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en Campo de Mayo, Sobre la Hora dialogó con con el Secretario de Relaciones Institucionales de la CTA Autónoma Nacional y ex militante montonero, Juan Carlos “Pipón” Giuliani.

Los hechos se dieron en el marco de ‘la contraofensiva’ iniciada en el ’79 por Montoneros, “con acciones de sabotaje”, armadas y de propaganda. Giuliani afirmó que se construyó un discurso “que va en paralelo con la teoría de los dos demonios”. “Es una especie de mito que se creó donde una conducción perversa de una organización revolucionaria mandaba a sus militantes al muere” expresó.

“Cualquiera que hay participado y pueda obrar de buena fe va a decir que fue producto de una amplia consulta que involucró a más de 500 militantes en el exilio, en Madrid, en París, en Roma, en México. Y que vinieron convencidos, porque en ese momento se habían incrementado las medidas de los trabajadores en contra de la Dictadura, recordemos el trabajo a tristeza, los sabotajes, algunas tomas de fábricas se estaban dando. Entonces yo supongo en este juicio donde se va sentar en el banquillo de los acusados a quienes asesinaron a más de 100 compañeros que estuvieron en La Contraofensiva, que sean condenados por los delitos de lesa humanidad”

En realidad las decisiones se tomaban en conjunto y nadie era obligado a participar de las acciones: “Está comprobado de los 13 miembros de la conducción nacional sobrevivieron tres Mario Fiemenic, Roberto Perdía y Fernando Vaca Narvaja”. Sin embargo, muchos sectores pactaron la vuelta a la democracia con la teoría de los dos demonios.

“Sí es cierto que en el marco de ‘la contraofensiva’ los compañeros y las compañeras subestimaron la capacidad operativa de los servicios de inteligencia de las FFAA, que además contaban con la colaboración de la CIA y del Mossad, pero no hay ejército en el mundo que mande al muere a su conducción” subrayó. Que la conducción estuviera fuera del país, era una decisión de los propios militantes: “Era una consecuencia lógica de una situación determinada en un espacio de tiempo concreto: se estaba librando una lucha armada y quedaba claro que a la conducción que llevaba adelante la estrategia de esa resistencia la intentaban salvaguardar”.

Si bien “Pipón” Giuliani fue detenido y preso político antes de la dictadura, remarcó que el caso de Campo de Mayo “es emblemático” porque “va a poder demostrarse que la demonización de ‘la controfensiva’ tiene mucho en común con la teoría de los dos demonios” porque “de alguna manera la sociedad necesitó lavar sus culpas con una separación entre las cúpulas de las FFAA que provocaron el Terrorismo de Estado y de las Organizaciones Revolucionarias y de los militantes populares“.

Escuchá la entrevista completa: