El periodista especializado en asuntos internacionales, Federico Larsen analizó el tenso panorama en la región y la elección de Alberto Fernández como presidente. “Equilibrio es la palabra mágica que va a definir por lo menos los primeros tiempos de Alberto Fernández  y sobre todo en el ámbito internacional” señaló.

Se fueron dando cosas durante los últimos dos años en América Latina que desgastaron una serie de resortes institucionales, resortes políticos, que de hecho son parte del drama que está viviendo el Continente en este momento. Qué hubiese pasado si hoy tuviésemos UNASUR frente a lo que fueron los incendios en la Amazonas; frente a la debacle que está vivindo desde el punto de vista político social Chile; frente a las denuncias de supuesto fraude en las elecciones de Bolivia. Efectivamente la aquitectura institucional que se había creado, y que realmente estaba muy llena de fallas, de cosas a corregir pero efectivamente, existía. Y si hubiese existido en la última semana probablemente hoy estaríamos hablando de la situación en América Latina bastante diferente

Hubo una evolución en el posicionamiento de los países latinoamericanos, debido sobre todo a factores externos” desde los 2000, “como el precio de las materias primas; el desinterés de los EEUU a la región que se volcó más que nada a sus intereses hegemónicos en otras regiónes”, que llevaron a la institucionalización de organismos como la UNASUR, la CELAC, y el Mercosur.

Hoy esos factores “no están en la misma situación” y los gobiernos progresistas o de izquierda tienen “menor margen de movimiento”. “Fernández va a tener que hacer equilibrio en política exterior, y hacia adentro del Frente de Todos” porque “hay por lo menos dos o tres visiones totalmente distintas y ahí hay que ver hacia adónde se mueve”.

Además, hay actores externos que influirán directamente: “El primero de todos va a ser el FMI y el resto de los acreedores” y a partir de allí se establercerán los demás criteros de la política exterior. Larsen remarcó que, además, los requerimientos del Fondo son diametralmente opuestos al plan de gobierno que impulsa Fernández, vinculadas al sector productivo.

Hay algo muy importante y es el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, está medio agarrado con alambre pero, no es tan difícil meterlo por la ventana: con que el Consejo Europeo que se encuentra en este momento tratando de tomar una posición contrapuesta a la guerra comercial entre EEUU y China, e intente hacer presiones desde lo político para que los díscolos (Austria, Francia e Irlanda) por lo menos se abstengan de poner palos en la rueda en el Parlamento, en el Consejo y en la Comisión Europea, ahí ya va a cambiar completamente la canción y ahí la pelota va a terminar del lado del Mercosur y ahí Alberto Fernández tiene que sí o sí llegar armado, con un discurso. Antes de las elecciones dijo que no había nada que festejar, y ya después moderó por completo todo su discurso

Escuchá la entrevista completa: