El economista Alejandro López Mieres analizó en Sobre la Hora la renuncia del Luis Caputo a la presidencia del Banco Central y la relación con las exigencias del Fondo Monetario Internacional: “En el mercado ya se sabía desde la semana pasada que Caputo había presentado su renuncia” reveló.

“Si no fuera por los 15mil millones de dólares de reservas que Argentina perdió en abril; por la suba de tipo de cambio del 100% que impactó terriblemente en la inflación y mandó a la pobreza a millones de argentinos y amplificó las condiciones de pobreza e indigencia, esto sería catalogado como un vodevil donde se entrecruzan intereses, narcisismos e soberbias personales” declaró.

Lo que está en juego es el uso de los dólares que pone el FMI: “El Banco Central no tenía permitido vender dólares para intervenir en el mercado y contener el tipo de cambio”. Y relató que desde el gobierno habían pedido autorización al Fondo Monetario, pero que al ser negada, “y Caputo lo hizo igual”.

Uno puede pensarlo desde el punto de vista político: si vos tenés una inflación creciente, un tipo de cambio que se te dispara, con la percepción que tiene en la Argentina, la relación con el dólar, el pasaje inmediato a precios, y el pánico, donde de alguna forma se retroalimenta o se puede potenciar alguna corrida” es razonable  que las reservas se utilicen para contener el tipo de cambio y una estabilidad económica.

El Fondo Monetario piensa lo contrario” remarcó y detalló: “los dólares que ponen son para normalizar la cuenta corriente, garantizar los pagos al exterior y fundamentalmente los pagos de deuda en tanto capital de interés futuro”. Con ese criterio, “el dólar tiene que valer lo que tenga que valer de acuerdo a lo que el mercado diga”. Esto lleva a un aumento del dólar sin importar el costo social que ello implique.

Entramos en una etapa del año muy peligrosa, donde ya sabemos qué recurrentemente suele pasar, entre noviembre y diciembre de todos los años, y a mi me parece que se entra dentro de un juego muy peligroso para el gobierno”

En este sentido, advirtió que Macri “entrega la llave del país”, es decir, el control económico y político del Estado.

En general, los liberales se caracterizaron sistemáticamente cuando se criticaba al gobierno anterior de decir que se violaba la independencia del Banco Central”, y militaban la idea de que el BCRA no abasteciera al tesoro. “Ahora podemos decir que no hay independencia del Banco Central, y los que se llenaron la boca tantos años hablando de esto, están precisamente haciendo lo contrario, y encima se está poniendo como presidente del Banco Central, al jefe de gabinete de Dujovne” destacó.

Lopez Mierez afirmó: “Entramos en una zona donde en la Argentina como en una especie de Virreinato, puede gracias al FMI garantizar los pagos de deuda que, entre paréntesis, comprometió exponencialmente este gobierno, hasta por lo menos el final del mandato, por eso el pedido de adelantar los fondos”, lo que significa la incertidumbre para después de 2019.

Concluyó que “A mi me parece que la política que el Fondo Monetario le impone a la Argentina es ni un dólar para intervención cambiaia, dóllar libre, dentro de una franja amplia. Los dólares del Central garantizan el pago de deuda e interés y de esa manera los mercados volverán a confiar en Argentina, le volverán prestar plata cada vez a tazas más bajas, de esa manera Argentina va a poder honrar la deuda con el Fondo Monetario y la bicicleta seguirá”, mientras sigue la recesión, la inflación y la caída del empleo y del salario real.

Escuchá la entrevista completa: