Frente a la asunción del nuevo Ministro de Hacienda Hernán Lacunza, y en el medio de una crisis económica provocada por la liberación y disparada del dólar, hablamos con nuestro columnista Alejandro López Mieres, economista del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, sobre las consecuencias de la megadevaluación.

Afirmó que el flamante ministro “no aportó ningún tipo de elemento que pudiera generar algún punto de inflexión en la dinámica terrible que vimos” luego de la devaluación del peso, a excepción de que el objetivo del Ministerio de Hacienda junto el BCRA es reducir la volatilidad del dólar: “Centrar la cuestión en el tipo de cambio, como algo que nosotros ya denominamos como ‘Ancla Inflacionaria’ para llegar al 10 de diciembre en condiciones más o menos decentes“. “Esto parece un objetivo humilde, más de transición que de otra cosa” subrayó.

El economista recordó que tanto en junio como en julio se agregaron “trampitas” en los números de Dujovne “agregando ingresos de capital extraordinario, por privatizaciones”, y que se repitió en la presentación del nuevo ministro Lacunza. “El discurso es que nosotros estamos dentro del acuerdo con el FMI y por consiguiente vamos a seguir los lineamientos del acuerdo con el Fondo”, mientras el Presidente del BCRA, Guido Sandleris tampoco explicó por qué el dólar se escapó de la franja establecida: “O sea esta operación conceptual aparentemente no tiene explicación alguna porque él no lo supo decir”.

Producto de este salto devaluatorio vamos a tener un salto inflacionario importante, sobre los números sociales que nosotros tenemos tanto de pobreza como de indigencia que obviamente se van a multiplicar: los cálculos nuestros es que ya vamos a un número de pobreza del 38%, y una indigencia que quizá empiece a tocar el 10%. Son cifras espantosas

“También nos dice Sandleris que va a seguir la política de intervención pero no para sostener un tipo de cambio” sino para reducir la volatilidad. Y para esto en BCRA entrega U$S250 millones por día a los que se suman U$S 60 millones que aporta el Tesoro.

Con respecto al llamado del Gobierno a los equipos económicos de la oposición, López Mieres opinó: “solamente yo podría darle algún viso de seriedad o consistencia en el caso de que el oficialismo renuncie o intente atravesar esta crisis -que es una crisis gravísima- de manera de generar alguna forma de co-gobierno o de acuerdos para llegar al final del camino, cosa que no vemos que sea así“. Y alertó sobre la caída de las reservas para contener el tipo de cambio que va a condicionar al próximo gobierno.

Por un lado no queremos que el dólar suba mucho más para no tener un conflicto social mucho más grave del que estamos teniendo, pero por otro, el próximo gobierno se está comprando un problema porque son dólares que no va a poder disponer

Escuchá la columna completa: