Alejandro López Mieres, uno de nuestros economistas de cabecera, reflexionó sobre las últimas políticas de control de cambio, y también sobre la economía nacional. “El FMI vino para condicionar al próximo presidente a que ponga el gancho en el acuerdo, y que esto sea una continuidad en el tiempo, lo cual astuta y correctamente Alberto Fernández se negó” señaló en Sobre la Hora.

“Siempre advertimos sobre las inconsistencias del modelo macrista” y por lo tanto, “la dinámica de los acontecimientos fue hija de esas decisiones”. El control de cambios y la obligatoriedad de liquidar exportaciones son parte de esas dinámicas.

Hay que estar atentos a las acciones de los “aliados geopolíticos del gobierno macrista”, como el FMI y EEUU, y ver si con esa presión, los exportadores realmente liquidarán las cosechas: “se calcula que de esta cosecha, hay por lo menos 10.000 millones para liquidar todavía”. Pero, remarcó que estas medidas no dicen nada de las exportaciones “ya cobradas y encanutadas por los exportadores, porque acto seguido de haber ganado las elecciones de octubre de 2017  uno de los primeros actos administrativos que hizo Macri fue permitirles no liquidar nunca” subrayó.

Todo este sufrimiento popular que hemos tenido en estos cuatro años tiene su origen en estas políticas públicas. Haber desarmado todos los controles de ingreso de capital, el estacionamiento que se llamaba encaje de los fondos que estaban entrando para que entren libremente, los pasen a pesos, valoricen financieramente, los pasen a pesos, en su momento mediante las Lecap, y después se vayan.

“La decisión geopolítica de los EEUU vía el FMI, donde tiene su mayor capacidad de voto” y por la que Trump presionó, es “para que los distintos aportes se vayan dando más allá de los incumplimientos de la Argentina al mismo acuerdo“.

El acuerdo “fue exitoso” por los fines a los que venía: “se llevó a un 38% de pobreza, prácticamente estamos en un 10% de indigencia, se destruyó la poca industria que teníamos en pie, el consumo se hizo pelota y con eso las importaciones: tenemos un excedente comercial que va a alcanzar los U$S 14.000 millones” más el ajuste en salarios, obra pública, jubilaciones y desfinanciamiento público. “Lo central es haber corrido al Estado, haber debilitado al Estado en lo que hace a sus funciones básicas para inervenir en la economía” resaltó.

Escuchá la columna completa:

Chubut: “La pregunta es por qué tanta deuda”

El economista comenzó analizando la situación en Chubut con la falta de pago a estatales y la deuda provincial. “Es una larga historia que viene de larga data, que viene desde el gobierno de Das Neves: Chubut es la provincia que mayor deuda per cápita tiene de la Argentina” aunque tenga una riqueza importante a partir del petróleo.

Sin embargo, el proceso de endeudamiento con a nivel nacional y con legislación de Nueva York, lo hicieron poniendo de garantía las regalías petroleras. “Tenía bonos que están venciendo ahora que están linkeados con el tipo de cambio y tiene deuda en dólares” en el exterior.

La pregunta del millón es del universo de regalías, cuánto tiene comprometido en deuda. Evidentemente no puede tener más del 100%. Debe haber un colchón que no va a deuda. En la devaluación terrible que tuvimos, aunque las regalías van contra-dólar, un contexto de ajuste fiscal terrible y de gastos estatales paralizados en la provincia, ese colchoncito debería alcanzar mucho más. La pregunta es por qué motivo está pasando lo que está pasando: no sea cosa que haya alguna otra causa de orden político para llevar a la provincia a la situación que está viviendo