Nuestro economista, Alejandro López Mieres, analizó en Sobre la Hora la coyuntura económica en relación al posible cambio de gobierno y cómo impactará la deuda con el Fondo Monetario Internacional. «Cualquier tipo de reestructuración requiere algún tipo de acondiciontante: se calcula que el próximo gobierno va a tener vencimientos del orden de los U$S 127 mil millones de dólares» indicó.

Ahondó en «la herencia» que quedará luego de 10 de diciembre: «Esto ya está siendo objeto de debate en varias cuestiones, fundamentalmente por el tema de las reservas«. Los puntos más importantes, son «la dinámica del tipo de cambio» y cuáles serán las medidas para retenerlo; qué pasará con los depósitos; y qué pasará justamente con la deuda.

El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, ha recibido ofertas de Fondos de Inversión, que afectaría las formas de la  reestructuración de la deuda. «Por otro lado hay un proyecto oficial presentado en el Congreso que no tiene ningún elemento concreto sobre la reestructuración de la deuda con legislación argentina», remarcó:

La deuda argentina tiene cuatro grandes ejes. Hay todo un universo de deuda en manos del sector público, fundamentalmente el BCRA, Anses y Banco Nación. Otro universo en manos de organismos internacionales, cuya creencia con el FMI es importante, en este momento de 44 mil millones. Pero si entrara lo pactado en el acuerdo inicial deberían entrar de acá a fin de año 6.300 millones más. Pero la bola de lo que se le debe a organismos internacionales, como el saldo de lo que se le debe al Club de París, también el Banco Mundial, y los organismos así tienen, de toda la deuda que no está en el sector público, el 40% de la deuda

Por otro lado, López Mieres remarcó que hay quienes bregan por «la solución a la uruguaya» que «hizo una reestructuración particular, muy amigable en la cual se patearon los vencimientos respetando los montos y respetando la tasa», comprometiéndose a generar superávit fiscal para no perder por los intereses de deuda. «No solamente se comprometió a tasas de crecimiento del 3% anuales, sino que ya en el 2007 tenía déficit cero, pero no déficit primario sino déficit total cero, lo cual es absolutamente impensable en Argentina» remarcó.

Sin embargo la propia lógica de la deuda sobre todo con el Fondo, requiere distintos condicionantes sobre la economía argentina que «aún con el viento de cola» no alcanzaría para pagar vencimientos cercanos a los U$S 127 mil millones.

Escuchá la columna completa: