En la previa de las elecciones y a horas de comenzar la veda, dialogamos con Claudio Lozano, dirigente nacional de Unidad Popular, partido integrante del Frente de Todos. «A diferencia de la situación que teníamos hace unos años, hoy realmente tenemos un continente que vuelve a mostrar que está discutiendo la posibilidad de vivir de otra manera» señaló.

Remarcó la importancia de observar las elecciones en el contexto latinoamericano: «El paradigma del modelo neoliberal y conservador en América Latina que ha sido desde siempre Chile, estallando frente a los niveles aberrantes de desigualdad pura, con niveles de movilización y cuestionamiento al Macri Chileno que es Piñera muy significativos». A la vez, «se agrega esto a la cantidad de demandas sociales en Ecuador» por el intento de ajuste de Lenin Moreno y el FMI.

«Hay muy buenas condiciones, esperemos que se resuelva bien el conteo de votos en Bolivia y nuevamente las elecciones del domingo no solo tengamos unas agradables sorpresas por los cerca de 20 puntos de diferencia respecto del macrismo sino que también podamos festejar el triunfo del Frente Amplio en Uruguay»

A pesar del contundente triunfo en las PASO y la fuerte posibilidad de que el Frente de Todos triunfe, Lozano advirtió: «tampoco hay que darlos por muertos porque hay que observar que a pesar del desastre que ha hecho Macri con su gestión, sacó en las PASO más votos que los que había sacado en las PASO del 2015» respecto de Cambiemos. «Hubiera sido deseable que esta coalición se hubiera desmembrado un poco más y sin embargo sigue manteniendo al rededor 30 puntos del electorado, no es poca cosa después de lo ocurrido» subrayó.

«Creo que el tema del Nunca Más a las políticas neoliberales en la Argentina tendría que ser un saldo importante» declaró a Sobre la Hora y concluyó que «hay niveles de rebeldía social que están muy por encima de lo que es las decisiones que termina tomando su propio sistema institucional». Y eso ha encausado el cuestionamiento a las políticas adoptadas por el gobierno.

«Creo que Argentina tiene un esquema distinto, tiene un nivel entramado y de organización popular muchísimo más alto, importante, se moviliza de manera mucho más coordinada y conducida que lo que pueden ser las experiencias que  se dieron en otros países, es otra historia. Y hay un nivel de rebeldía que involucra a sectores importantes de la pequeña y mediana empresa, a diferentes sectores del trabajo y de los sectores populares, y eso no necesariamente siempre logra articularse con las decisiones institucionales. Hay mucha ingobernabilidad social»

Escuchá la entrevista completa: