El especialista en tecnologías Esteban Magnani, analizó en el aire de Sobre la Hora el funcionamiento de las cuentas automatizadas ayer con el hashtag #YoVotoMM, como parte de la campaña de Juntos Por El Cambio en redes sociales. «El bot se alimenta de twits previos, acá no estuvieron bien alimentados» explicó.

A los sistemas de Inteligencias Artificial «si los dejás operar solos, se equivocan un poco» advirtió. El principal problema con estos ‘bots’ son las cuestiones semánticas y el lenguaje humano: «Ellos leen muchos tuits, leen algoritmos, que van procesando tuits, van viendo cuáles son los sentidos, las palabras más frecuentes, las construcciones más habituales, y de esa manera empiezan a elaborar sus propios tuits».

«Evidentemente lo que hubo fue una intención de reforzar el hashtag #YoVotoMM para que se transforme en trending topic, es decir, que de la sensación de que hay millones de cuentas que están diciendo, yo voto, yo lo apoyo, y demás. El tema es que se ve que no tuvieron el suficiente tiempo para preparar a los sistemas que iban a empezar a emitir tuits automáticamente»

Twitter detecta las tendencias analizando cuántas veces aparece la palabra por minuto. Por eso es que se pueden haber utilizado cuentas falsas (en este caso, más del 30% de las cuentas ni siquiera tenía descripción) para fogonoear, retuitear, e incluso crear nuevos tuits y que se genere ese trending topic en poco tiempo.

Otro especialista en medios y redes sociales, Luciano Galup, reveló que el 33% de los tuits con ese hashtag lo hizo el 1,8% de las cuentas, y el 65%, un 10%, lo que representa 2 de cada 3 tuits. «Nadie tuitea esa cantidad de tuits por segundo, ni por hora» ni tampoco que lo hagan cuentas que simplemente retuiteen: «lo que tratan de hacer es que inventen frases, elaboren frases, y estos bots las imitan» explicó Magnani. Por otro lado, la mayoría de las cuentas fueron creadas recientemente, y «muchas tuitearon en inglés, o sea que estaban mal configuradas».  «No hubo mucha gente diciendo yo voto, sino que hubo poca gente diciendo muchas veces yo voto» subrayó.

«Siempre se habla del troll center de Marcos Peña, aunque él lo niega permanentemente, donde en general trabajan seres humanos, que manejan distintas cuentas y que van escribiendo; y que se usan en parte para crear un hashtag, también para silenciar o criticar a alguien, y acosarlo para que se autocensure. Evidentemente la cantidad de cuentas en este caso, no parecía alcanzar, o la forma de gestión no servía y se decidió hacerlo de una manera más automática. Esa es la hipótesis que parece más razonable a priori aunque lo nieguen por parte del gobierno»

Escuchá la entrevista completa: