El 31 de marzo se vence el convenio del Pami con la industria farmacéutica y el Estado  que brinda  servicio farmacéutico a los 5 millones de jubilados en todo el país. La presidenta del Colegio de Farmacéuticos de la Buenos Aires y de la Confederación Argentina de Farmacias María Isabel Reynoso explicó en Sobre la Hora  la situación en la que se han dado las conversaciones con el gobierno.

Hemos mantenido durante estos meses gran cantidad de reuniones con el Instituto y con la industria farmacéutica y la conclusión al día de hoy es de total incertidumbre” explicó. “En los medios se habla de que se va a prestar un servicio con un listado de mil monodrogas, listado que las farmacias no lo tienen y no le pueden decir a los jubilados cuáles van a ser los medicamentos con cobertura a partir del 1ro de abril, tampoco se establecieron las condiciones de las farmacias prestadoras” remarcó.

 “El PAMI está planteando una serie de modificaciones y no se dan precisiones concretas para saber cuales van a ser las condiciones del nuevo acuerdo” es decir, que no saben cuál es el plazo en que las farmacias van a cobrar, si los fondos vienen de la industria farmacéutica o del PAMI, o cuales son las monodrogas para poder decirle a los jubilados cuáles medicamentos tienen cobertura.

Nunca ha pasado de que falte tan poco tiempo porque una vez que se llega al acuerdo, hay un proceso de instalación en la calle de este procedimiento, hay que bajar la norma de atención, el listado, pasarlos a un sistema, todo es informatizado, esto no se hace de un día para otro” manifestó Reynoso.  Además explicó que el Pami compra medicamentos a mitad de precio por un aporte de las farmacias y la industria farmacéutica: “ese aporte se empezó a hacer en el año 2001 cuando se cayó el país y se estableció (así como las retenciones del campo) son las bonificaciones que hace el sector para que el PAMI pueda comprar el medicamento más barato, precisamente porque es el mayor comprador de medicamentos.”

Los jubilados.

Maria Isabel Reynoso declaró que “para un convenio de tamaña envergadura no se puede improvisar porque está nada más y nada menos que la salud de los jubilados en el medio“. “No es un proceso sencillo porque las condiciones están absolutamente rígidas por parte del gobierno, me parece que debe primar la cordura y pensar en los 5 millones de jubilados” advirtió.

En este sentido, los farmacéuticos no tienen precisiones para dar la información a los abuelos y que  “preguntan si  el medicamento que vienen tomando habitualmente va a tener o no descuento y no tenemos esa información como para poder tranquilizar a los abuelos”. “Todos sabemos que el medicamento tiene una connotación muy importante en el adulto mayor, es la franja etaria que más consume medicamentos” con una cobertura del  50%, 80% y 100% dependiendo de la cronicidad de la patología.

Si no hay convenio no hay prestación el 1ro de abril” dijo Reynoso y subrayó que “los que tenemos que dar la cara a los abuelos y explicarle somos nosotros, los farmacéticos, los que no determinamos el precio, pero los que todos los días 24 horas damos la cara con nuestros vecinos, nuestros jubilados, nuestros pensionados”.

 

Escuchá la entrevista completa.