En la madrugada del 15 de noviembre, hubo un incendio en la Comisaría N° 2 de Esteban Echeverría donde fallecieron cuatro detenidos, y dos más después de varias horas. El secretario de la Comisión Provincial por la Memoria Roberto Cipriano desmintió en Sobre la Hora que haya sido por un motín o intento de fuga como afirman las versiones policiales. “En lo que va de esta gestión van 56 personas que mueren en comisarías, 11 de ellas en incendios” indicó.

El establecimiento estaba inhabilitado para alojar presos, además de estar en pésimas condiciones. “Es algo que sabíamos que iba a pasar, y no porque tengamos la soberbia de decir que les avisamos, sino porque son vidas humanas que se pierden cuando podrían haber sido evitadas esas muertes” ya que habían varios hábeas corpus presentados para el cierre de esta comisaría.

Desde marzo el Juez notificó de la desobediencia de la policía y las condiciones de las personas alojadas al Ministerio de Seguridad, a la gobernadora, al Ministro de Justicia. “Y así y todo ninguno de los poderes del Estado no solo no le dieron respuesta al Juez, sino que además la situación no Cambió” remarcó.

“Lo que preocupa es eso de que el Estado Provincial viva en la ilegalidad permanente, hoy la mitad de las Comisarías están clausuradas y alojan personas detenidas, hay cerca de 1000 personas alojadas en lugares prohibidos. El Estado incumple y desobedece a las órdenes judiciales y cuando el Juez intima a las máximas autoridades del Estado tampoco hay respuesta. Los principios sagrados de una república que se reivindican permanentemente por esta gestión, uno ve que se hacen trizas contra estos actos que provocan muerte

Cipriano explicó que como el sistema está colapsado, sucede que los jueces ordenan las detenciones, los comisarios obedecen “y todo el mundo pasa la responsabilidad a otro, nadie se hace responsable realmente de la situación, y lo que pasa es esto: son las consecuencias de la desidia y de la política criminal que se está decidiendo llevar adelante en la Provincia de Buenos Aires”. Y subrayó que además “están usando una excepción legal que es la prisión preventiva, para tener un montón de personas” por delitos menores, y en vez de ser una excepción, termina siendo la regla.

Hay una decisión política de implementar este tipo de políticas y no hay ninguna preocupación, ninguna sensibilidad sobre estas vidas humanas, que se pueden morir de la manera más cruel. Algunos de los detenidos que murieron incluso estaban esposados dentro de la celda. Y esto no tiene ninguna consecuencia, no pasa nada, y todo sigue. Y la versión policial que se intenta construir es que fue un motín, un intento de fuga, y no es así” concluyó.

Escuchá la entrevista completa: