A partir del cierre de 400 panaderías en lo que va del año, por el aumento en los insumos para fabricar y los alquileres, Sobre la Hora consultó a José Álvarez, titular de la Cámara de Industriales Panaderos de Buenos Aires. “Estamos pagando el trigo más caro que en Estados Unidos“, explicó.

“Nosotros venimos ya desde hace dos años planteando este problema, desde que empezaron a subir escalonadamente las tarifas, ahí empezamos a sufrir mucho” lo que se suma a un combo con la devaluación, que impacta directamente en el precio de la harina; y a la caída del consumo.

“Ni en la crisis de 2001 se cerraron panaderías. Pero esto fue un combo muy explosivo. Yo de paritarias a nivel local tuvieron que entender los empleados nuestros, a regañadientes, pero por supuesto que estamos en los bolsillos de ellos porque son como familiares nuestros y están día a día con nosotros, y le dimos un 25% hasta septiembre. Porque los costos fijos es impresionante lo que nos han subido”

“Nosotros no queremos elevar el precio del pan” afirmó. En 2002, en plena crisis, Álvarez diagramó con el gobierno de Aníbal Ibarra un programa para poder vender pan y harina a un costo menor del que se vendía, lo que se conoció como Felipe Porteño. “También lo plantié ante el Jefe de Gobierno en octubre de 2017, tengo dos notas que le he mandado, mi secretaria fue cuatro veces a Parque Patricios, y todavía no tenemos contestación, para hacer un pan para la gente de bajo recurso” comentó.

Remarcó que “esto se puede arreglar” con “voluntad política y diálogo”. “No puede ser que con la súper cosecha de trigo que hubo estemos pagando más caro que EEUU” y que a lo sumo lo podrían cobrar igual. “Le sacaron las retenciones, que eran del 21%, y encima quieren que nosotros le paguemos más caro que en el exterior, me parece que le están errando al plato” apuntó.

Escuchá la entrevista completa: