El martes 20 de marzo se publicó en el Boletín Oficial una resolución en la que el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) resolvió derogar los llamados a concurso para las líneas 3, 4 y 5 del Fondo de Fomento Concursable (FOMECA)  a dos días de que venza el plazo para entregar los proyectos. Sobre la Hora dialogó con el presidente del Foro Argentino de Radios Comunitarias (FARCO) Pablo Antonini para saber cómo afecta esto a los medios comunitarios.

Explicó que los Fondos de Fomento “no es algo que el Estado le regala a los medios comunitarios, sino que es una obligación de legal que tiene de ejecutar, que vienen de los impuestos que pagamos los propios medios comunitarios”.

“La Ley (26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual) establece que el impuesto la comunicación audiovisual,que es proporcionado la facturación” dijo y detalló que de esos fondos, un 38% va al Enacom, un  25% va al cine, un 10% al Instituto del Teatro, un 10% al Instituto Nacional de la Música, y un 5% a la Defensoría del Público, o sea el 10% queda para proyectos de fomento de medios y proyectos de comunicación comunitaria. “De ahí sale en dinero y de ahí sale la obligación que tiene el Estado de administrar, es uno de los jirones sobrevivientes de la ley de comunicación audiovisual”.

El presidente de FARCO comparó la situación con el pago a los Fondos Buitre: “los fondos acreedores de la Argentina de esa deuda ilegítima le dijeron al Estado que ustedes tienen para pagar con plazo máximo hasta las 12:05, corriendo el Estado argentino fue a cumplir con ese acreedor”.

Cuando los acreedores somos las organizaciones sociales que hacemos comunicación, y recibimos además un monto irrisorio por el conjunto del Estado, que estamos haciéndolo porque hay una ley y además tratados internacionales que avalan esta ley, y que además dicen que es una manera de  de garantizar la democracia en el espacio público, dicen ‘hacemos lo que queremos, no te pagamos, te demoramos un año, te cambiamos las reglas del juego último momento y ni siquiera nos tomamos la molestia de comunicártelo ni hablar de consultártelo” explicó, y que “El problema es el procedimiento, el maltrato la prepotencia y la desprolijidad”.
Escuchá la nota completa: