El sacerdote en Opción por los Pobres y cura párroco de la Isla Maciel, Francisco “Paco” Oliveira, explicó en Sobre la Hora los pormenores de la separación de su cargo en la diócesis Avellaneda-Lanús, y advitió: “sigo siendo parte de la fundación Isla Maciel, y ahí nadie me puede impedir nada”.

Explicó que “todos los curas dependemos de un Obispo” a cargo de un territorio, y que si bien él pertenece a la diócesis de Merlo Moreno, “durante 13 años por una cuestión laboral, porque también soy enfermero, estuve destinado a la Isla Maciel que es de la Diócesis de Avellaneda-Lanús” comandada en este momento por Rubén Oscar Frassia. 

“La relación con el Obispo se fue deteriorando, y no hay que hacer muy inteligente para darse cuenta que tiene que ver con determinadas cuestiones que uno toma, no solamente a nivel individual sino que tomo como miembro del grupo de Opción por los Pobres. De hecho, yo desde finales del año pasado, ya no estoy más en la Isla Maciel porque el Obispo el año pasado me dijo ‘gracias por los servicios prestados, vuélvase a su Diócesis, no me arme más quilombo a mi acá'”

 

Hace tres semanas, por habilitación del Papa Francisco se beatificó en La Rioja a dos sacerdotes, un campesino, y el obispo Angeleli, que los cuatro fueron asesinados por la dictadura cívico militar” en el año ’76, por enfrentarse directamente al modelo económico: “Por un modelo de una presencia de una Iglesia comprometida con el pueblo”. A ese acto, donde no habían invitaciones formales, asistió la Vicepresidenta de la Nación Gabriela Michetti: “se le ocurrió, porque nadie la invitó, que tenía que estar presente”.

Allí fue donde el grupo de Opción por los Pobres desató la polémica: “nos olíamos de que apareciera y pensamos que no podíamos dejarlo pasar como cualquier cosa: en el medio de la misa levantamos un cartel, que elevaba la cara de Enrique Angeleli, que decía “Michetti, el gobierno Nacional insulta la cara de nuestros mártires”, y lo levantamos porque realmente lo pensamos”.

“Lo único que yo hice al final de la misa fue acercarme. Encontré un huequito, yo llevaba un crespón negro, la Vicepresidenta pensó que era como un regalito, yo se lo llevaba con una estampita de Enrique Angeleli. Se la entregué y le dije: “Mire con todo respeto, le quiero decir que nos parece que su presencia es un insulto, que a nuestros mártires los asesinaron por ir en contra de las mismas políticas que ustedes llevan hoy adelante; y que la verdad que yo pienso en forma absolutamente personal que usted no debería estar acá”

Oliveira remarcó que la prohibición de la celebración en Avellaneda-Lanús estaba escrita de antes, así como su separación de la Diócesis, aunque de igual modo tiene una relación indirecta con lo sucedido. “Él sigue siendo Obispo de Avellaneda, y yo digo en broma, sigo siendo cura del mundo mundial, puedo celebrar en todos lados, menos en Avellaneda-Lanús” explicó.

En su cuarta carta a Michetti, el Padre Paco le recordó que ella había comprometido a trabajar mucho para trabajar con los pobres, pero que él “ya no le iba a escribir más, porque era en vano” pero que “nosotros los cristianos decimos ‘no tomarás el nombre de Dios en vano’, y yo le digo ‘Usted tomó el nombre de nuestros mártires en vano’“.

Escuchá la entrevista completa: