El Periodista, analista internacional y corresponsal de Página 12 Dario Pignotti analizó en Sobre la Hora las revelaciones sobre el accionar del ex Juez y actual Ministro de Justicia de Brasil Sergio Moro, con respecto a la causa armada contra el Ex Presidente Luis Ignacio Lula da Silva, en plena campaña electoral donde se perfilaba como ganador.

El ex Juez compareció por más de 10 horas ante el Senado, y esto fue transmitido por los principales medios de comunicación, “precisamente a raíz de las revelaciones publicadas el 9 de junio por el sitio The Intercept, en el que se reveló, con documentos, con informaciones creíbles y sustentadas con grabaciones”, que Moro, durante el juicio a Lula, “cometió varias transgresiones a la Ley y a la Constitución”.

“Moro lo que hizo fue ante la falta de pruebas contra Lula, pactó con los fiscales para que se montara una denuncia, aunque inconsistente, periodísticamente creíble, periodísticamente espectacular, y esta arquitectura de acuerdo con las revelaciones grabadas por ese sitio, demostraron que Moro violó la ley para lograr su objetivo político: la prisión de Lula”

“Aunque también hay miembros al Partido de Trabajadores”, Pignotti destacó que en el Senado Brasilero hubieron diversas actitudes, sobre todo por la composición mayoritaria del oficialismo, ligada a Jair Bolsonaro quien nombró a Moro como Ministro de Justicia. Éstos “hicieron coro para afirmar que la publicación obtuvo esas informaciones por vías ilegales, lo cual significaría la amenaza de procesar penalmente al editor de ese sitioGlenn Greenwald, “aquel que en el 2013 publicó en el diario británico The Guardian, los papeles de la National Security Agencia que luego le valieron el premio Pullitzer” y podría ser víctima de la deportación.

“Moro lo que elude es ir al centro del asunto, primero, desconociendo que los periodistas no están obligados a revelar sus fuentes y segundo, porque el ex Juez, en algunos tramos admitió que lo publicado allí puede ser verdad”.

El periodista afirmó que la sociedad brasilera está poco informada “y menos politizada que otros países de América Latina como Argentina, Venezuela, Chile, México”. “Moro sigue siendo el personaje público con más aprobación de Brasil pero luego de estas revelaciones su aprobación cayó del 60 al 50%”, que no es tan pronunciada como la del presidente Bolsonaro “que cayó del 49 al 30%”.

Una parte o considerable o relevante de la opinión pública tomó conocimiento del hecho” destacó y ejemplificó con el tratamiento del tema que hizo la revista Veja, simpatizante del ex Juez, que en su portada puso un busto de Moro agrietándose, y como título “Des-moro-nándose”.

Escuchá la entrevista completa: