Ante la ola de frío polar en el país y las últimas iniciativas para ayudar a la población más vulnerable, en Sobre la Hora hablamos con Horacio Ávila, fundador de Proyecto 7, una de las organizaciones que aborda esta problemática desde hace más de una década. “El miércoles pasado estuve reunido con Mariano Goyenechea, el Director de Atención Inmediata, y él mismo me reconoció que están sobrepasados en los dispositivos y ya no tienen más lugar” comentó.

“El invierno es una cuestión que agrava todo, por cuestiones obvias, que produce hipotermia, y un montón de muertes, y cuestiones que son reales. Nosotros siempre decimos que hay que laburar durante todo el año para no llegar a pensar qué hacemos en el invierno o declarar como una situación de emergencia” señaló. Más allá de la solidaridad de clubes o instituciones, o de la discusión de quién tiene que abrir las puertas para ayudar a gente en situación de calle, remarcó que no es la responsabilidad de la sociedad civil encargarse de esas personas.

“La postal de ayer de River era como una situación como cuando hay una inundación en determinado lugar, cuando hay un terremoto, una catástrofe específica” reflexionó, pero esta situación de frío invernal y el crecimiento de la gente en situación de calle no lo es. “Sí hay un reconocimiento oficial de parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, desde hace dos años, de que ha aumentado la gente en situación de calle” en un  35%, aunque desde Proyecto 7 no coinciden con la cifra.

“Yo no creo que tenga que esperar a que fallezca Sergio, o Walter, o Luis, u otras personas que han fallecido en este tiempo, para que ellos puedan hacer algo. Lo que sí, es triste entender que tienen que abrir un estadio de fútbol, no solo River, sino que hoy Huracán, San Lorenzo, Estudiantes y otros clubes nos han llamado que están juntando donaciones y esas cuestiones porque es una cuestión solidaria básicamente, y que el Estado no puede ser ni solidario ni asitencialista, debe ser resolutivo, debe promover políticas públicas, reales, de fondo”

Pese a que desde el gobierno promocionan la apertura de centros de atención nuevos y tienen lugares disponibles, Ávila advirtió en el aire de Sobre la Hora: “Hay algo que es muy contradictorio en sus propias cifras, en sus propios dichos, en sus propios números: si tenés 2000 plazas disponibles no tenés ¿por qué abrir cuatro lugares distintos? Si tenés 1146 personas en situación de calle, ¿no entiendo por qué tenés que hacer una licitación de más de 40.000 frazadas?”.

En el establecimiento Monte Agudo de Proyecto 7 tienen 120 varones adultos en situación de calle y una lista de espera de más de 89; y en el Centro de Integración Frida, 60 mujeres y trans,  con una lista de espera de más de 120 mujeres. “¿Por qué nosotros tenemos lista de espera, por qué la gente no quiere ir a sus lugares, por qué sí va a River y por qué no va a los dispositivos del gobierno de la Ciudad?” reflexionó.

“Yo te puedo hablar desde dos lugares, uno es de ser el coordinador de Proyecto 7 y otro es el de haber estado en ese lugar de situación de calle. Uno arma en el barrio que le toca (yo he estado en distintos lugares), focalizo en Congreso donde está la biblioteca del Congreso de la Nación, la puerta fue mi dormitorio y mi hábitat durante más de un año y tenía todo un circuito armado con los vecinos, donde uno me cargaba el celular, el kiosko me calentaba el agua, el otro me guardaba la frazada… vos vas armando como un entorno para ir a buscar laburo, para hacer una changa, lo que fuera. Eso es muy seguro y te permite socializarte con otros de manera muy diferente.

Si vos tenés que administrar todo eso que tenés armado, y que te sirve como forma de supervivencia, para ir a hacer una cola de migrante delante de un montón de gente a las 4 de la tarde para ver si a las 6 o 7 tenés lugar, que nadie te asegura que eso te pase. Arriesgar todo eso por una noche donde al día siguiente vas a estar siendo expulsado en un lugar donde cuando entrás te van a hacer cacheo, te pasan por el detector de metales, donde además te obligan a hacer ciertas cosas como bañarte. Yo la verdad que no voy a arriesgar todo eso”

Remarcó que ha bajado la franja etaria en la que está en situación de calle, como el incremento de las mujeres que “se ven forzadas a situación de calle para escapar” de la violencia machista. “Y también la modificación de la franja etaria tiene que ver con la falta de oportunidades, tiene que ver también con una cuestión de que hay tres generaciones en situación de calle y toda la población se ha modificado bastante” explicó.

Escuchá la entrevista completa: