El gobierno porteño emitió un decreto para avanzar con el proyecto que ubica en un mismo predio cinco hospitales de distintas especializaciones. Sobre la Hora conversó con Rodolfo Arrechea, delegado de ATE en el Hospital Rivadavia, quien afirmó que el proyecto “pone en riesgo a pacientes de alta complejidad“. 

El decreto 297/18 modifica la estructura actual del Ministerio de Salud porteño, creando esta unidad de proyectos especiales (UPE) y otorgando 50.000 metros cuadrados para concentrar en el Hospital Muñiz de Enfermedades Infecciosas; el Hospital Udaondo de Gatroenteorología B; el Hospital Ferrer de Rehabilitación Respiratoria; el Hospital Marie Curie de Oncología; y los Institutos de Rehabilitación Psicofísica y de Trasplantes de CABA.

Arrechea expresó que no es algo nuevo porque ni bien asumió Macri como Jefe de Gobierno de la Ciudad, en los principales diarios del país “aparecieron unas solicitadas inmensas” que pedían “dividir la ciudad en cuatro regiones sanitarias, y prácticamente se hablaba del cierre de algunos hospitales”.

Lo que nos llamó la atención desde ATE, no venía desde el Ministerio de Salud, es decir que no obedecía ningún criterio sanitario, que uno podría poner en debate” sino que “venía desde el Ministerio de Desarrollo Urbano, del arquitecto Chain, fuertemente vinculado a las grandes obras de la ciudad”.

Estos hospitales “contienen en gran parte compatriotas que vienen de distintos puntos del país por la alta complejidad que ahí tienen la razón de ser” por ser justamente especializados en una sola rama de patologías y enfermedades e indicó: “Los hospitales monovalentes no pueden moverse ni unificarse”.

“Quieren poner en el mismo territorio a cinco hospitales de distintas especialidades. La lógica indica que esto no es aconsejable. No que lo decimos nosotros, lo dicen muchas asociaciones médicas. Y a veces uno no quiere caer en cuestiones panfletarias, y dice que esto tiene que ver con el Estado ausente, con el negocio, y claramente tiene que ver con el Negocio Inmobiliario y con un Estado presente pero con una lógica de una visión empresaria del Estado que nosotros rechazamos”.

Nosotros propusimos que toda esta plata se utilice para mejorar el equipamiento de todos estos hospitales” detalló, porque “se traduciría en una mejor calidad de atención” y mejoras edilicias y de personal. “Vamos a empezar levantar firmas la semana que viene” en el Rivadavia y con otros hospitales para un proyecto de ley que obligue a los funcionarios y funcionarias y sus familias a que se atiendan en los hospitales públicos.

Escuchá la entrevista completa: