La filósofa y especialista en política internacional Isabel Rauber conversó en Sobre la Hora sobre la posible liberación del ex presidente de Brasil, Luis Ignacio Lula Da Silva, trabada por artilugios de la justicia. “Yo realmente no me entusiasmé mucho con la noticia” declaró.

“No han dado solo el golpe contra el PT, no me arrestaron solo para perjudicar a Lula, lo hicieron contra el modelo de desarrollo e inclusión social” citó la Doctora una entrevista publicada por el periódico Granma. Expresó que hasta el mismo ex presidente tomó la noticia “con pinzas y llamando a la calma a los diputados que lo fueron a ver”.

La libertad de Lula fue dictada por un juez de Segunda Instancia, debía ser de cumplimiento inmediato y caducaba a las 17:30 de la tarde. Rauber detalló que, en primer lugar, se envió al jefe de la policía federal a acatar la orden, pero que, pese a la guardia de diputados y juristas no hubo liberación inmediata.

De inmediato, lo que sucedió en Brasil fue una maniobra mediática por la cadena O Globo que “cortó inmediatamente la transmisión y empezó histérica, a decir que Lula salía, que se venía el desastre para Brasil, que era el fin de la democracia y mientras tanto localizaron al Juez Moro”. En ese momento, Moro estaba de vacaciones en Portugal “y desde allá movieron los hilos, o sea ganaron tiempo” expresó.

Solo en tiempos dictatoriales la autoridad militar uniformada podía desconocer las órdenes jurídicas, en democracia no se concibe esto, y lograron que el Juez Moro invalidara la orden” declaró.

El problema es el terror que tienen de que Lula gane las elecciones” comentó, y agregó que si el poder económico y jurídico de Brasil es capaz de hacer tanta maniobra, “no hay que desechar que la sentencia sea desfavorable para Lula”. “El terror no es solamente que sea o no sea candidato, sino que estando libre pueda hacer campaña por el candidato que sea del PT” y por eso lo tienen silenciado.

A partir de la presentación del Habeas Corpus, hubo un incremento de movilizaciones de las organizaciones sociales. “Esto ha encendido la mecha de la pólvora, ya venía encendido, ha encendido más” explicó Rauber, ya que “el pueblo no está acostumbrado a este tipo de manejos”.

La filósofa concluyó que detrás de todos estos movimientos, está el gran capital trasnacional que “llegan para aplicar una receta de empobrecimiento colectivo, de restricción de los derechos, y de restricción de los recursos, eso es geopolítica, geoeconomía, y geohegemonía del Poder y eso es lo que está en juego”. Además, destacó que con el crecimiento de Petro en Colombia y la victoria de López Obrador en México, habrán más medidas de este tipo respaldadas por el imperialismo.

Escuchá la columna completa: