Nuestra especialista en asuntos internacionales, la filósofa Isabel Rauber, en Sobre la Hora desde Cuba, acerca de la situación del país caribeño, a la vez que analizó el discurso del presidente de EEUU Donald Trump.

«Aunque es reciente se está conociendo el bloqueo que hay a los barcos que traerían el petróleo a Cuba, con multas terribles» además de otras mercaderías, «que implican otro tipo de sanciones». «Esto ya genera una situación de bloqueo muy recrudecida, se están tomando medidas» pero no se sabe cómo seguirá la situación.

Las intervenciones de Donald Trump y de Jair Bolsonaro en la Asamblea de la ONU fueron «altamente agresivas, hirientes y prácticamente brutal: uno mostrando su beleidad de emperador del mundo, y el otro haciendo gala de su brultalidad porque no tiene otro nombre lo que dice«. «No es que lo haga a propósito, es que no puede mostrar otra cosa: ni aunque le escriban el guión porque algunas cosas están guionadas pero cuando levanta vista demuestra que es una bestia» apuntó contra el mandatario brasilero.

Ellos usaron la Asamblea General de las Naciones Unidas para volcar su odio, para volcar su agenda, en el caso del presidente de los EEUU fue evidente que una vez más muestra que hace de Cuba una carta para el posicionamiento electoral interno, para conquistar a los sectores más retardatarios dentro de EEUU, y garantizarse un triunfo electoral. No le importa nada la realidad del pueblo de Cuba, ni la geopolítica, lo que está buscando es el lucro eso es una cosa histórica cuando hay tiempo electoral en EEUU

Sin embargo, la filósofa recomedó tomar a estos sectores «con pinzas» por más delirantes que parezcan sus planteos: «En el caso de EEUU es un delirio pero con poder».

Con respecto a Cuba, Rauber percibe «un clima de normalidad total en la población, yo creo que es un pueblo que está, no acostumbrado, pero que tiene ya una gimnasia bastante acuñada para hacer frente a las dificultades y se autoorganiza en seguida para las exigencias. No veo estrés, no veo nerviosismo, ni mal humor».

Escuchá la columna completa: