Sobre la Hora dialogó con Raúl Llaneza, Delegado General de la Junta Interna de ATE Indec, sobre  los índices de precios y los números de la inflación que se registraron en el último IPC. 

En primer lugar relató que a partir de 2007 comenzaron los rumores de manipulación lo que llevó a la investigación a cargo de los fiscales Manuel Garrido y Carlos Stornelli. Luego se comprobó que hubo manipulación para bajar el dato fue en enero de ese año. “Eso trajo aparejado la separación en su momento la separación de la profesora  (Graciela) Bevacqua, que era la directora en ese entonces puesto por el gobierno de Néstor Kirchner, que estaba al frente del organismo” explicó el delegado. 

Por otro lado Llaneza cargó contra el Gobierno, debido a que el departamento político del Ministerio de Hacienda dijo que “no había manipulación”. “En este caso lo que diga el gobierno sobre la época anterior, habla de gente que es hipócrita, por el macrismo lo digo, que en campaña dijo que iba a analizar a fondo el tema de la manipulación de estadísticas” disparó. Advirtió que las gente del gobierno es “ineficaz a la hora de plantear una política económica para bajar la inflación”

“Podremos discutir hacia adelante la nueva metodología, no solamente la forma de calcular el dato de la inflación o de la versión de precios, podemos calcular nuevas formas de medir la pobreza” dijo Llaneza, pero comentó que “el dato inflacionario es alto, el dato de la pobreza es alto, me parece que de esto tendría que ocuparse el gobierno de bajar tanto la inflación como la pobreza“.

Por otro lado, acusó al periodista Alfredo Zaiat de “malicioso”, ya que ataca a los trabajadores del Indec “diciendo que no funcionaba en el momento del desplazamiento de Bevacqua”. En ese  período, explicó que desde el gremio “fuimos categóricos al decir que no nos parecía la forma de saldar un problema metodológico, porque ellos le llaman apagón, era una intención de la señora Bevacqua de darnos ocho o nueve meses para tener un dato fuerte y que sea avalado por los organismos internacionales de estadísticas“. En el mismo sentido, dijo que el gobierno decidió despedir a la funcionaria “que quería hacer su trabajo, de una manera para ella más transparente y con mayor certeza” porque “priorizó la necesidad política de esos datos, de la manera como salió, con menos tiempo“. 

Afirmó que se ha trabajado durante esta etapa para tener información firme y que “los datos tienen una confiabilidad y una confianza que la sociedad los toma como bueno, tanto los usuarios como los investigadores, las consultoras, el periodismo y aquellos que tienen que hacer y generar políticas sociales“. “Nosotros seguimos manteniendo ante todo distintos ejercicios de salario mínimo, para saber cuánto deberían tener unas personas para poder mantener un hogar, un matrimonio con dos hijos cuánta es la pérdida salarial que hemos tenido en este período macrista” afirmó el delegado y concluyó: “somos trabajadores que tomamos nuestro trabajo en serio y que por supuesto en el momento que haya alguna duda habría que denunciarlo como hicimos en la etapa anterior“.

Escuchá la nota completa: